La Guardia Civil busca pistas de Diana Quer en fábricas abandonadas

Los agentes también inspeccionaron el exterior de la casa próxima al muelle de Taragoña


ribeira / la voz

La búsqueda de Diana Quer se reparte en diferentes frentes y puntos geográficos. Una parte muy importante del caso está ahora concentrada en Madrid para obtener la información que almacena el teléfono móvil de la joven madrileña desaparecida el 22 de agosto. Otra parte de las pesquisas se focaliza en Barbanza, y concretamente en Taragoña, epicentro del caso. Pero el resto de esta comarca coruñesa sigue siendo un escenario que podría aportar nuevas pruebas. Por eso la Guardia Civil no deja de recorrer posibles escenarios que arrojarían más luz al caso. Algunos de estos rastreos se están llevando a cabo en fábricas abandonadas.

Estos recintos en desuso hace semanas que están en el punto de mira del instituto armado. Basta recordar los reconocimientos que se hicieron en dos empresas madereras que llevan tiempo inactivas y que se encuentran en la ensenada del río Beluso, una zona que colinda con la parroquia de Taragoña. El objetivo de los rastreos es encontrar pistas o cualquier elemento que pueda relacionarse con desaparición y que permita reconstruir con exactitud los pasos dados por la joven madrileña en la madrugada que fue vista por última vez cuando aseguró a sus amigos que regresaba a su casa sobre las 2.30 horas.

Una de las fábricas que podría estar en el punto de mira se encuentra en Boiro, y concretamente en la parroquia de Exipto. Se trata de un inmueble que en su día se dedicaba a la fabricación de cerámica. Estas inspecciones se realizarían de forma rutinaria para encontrar nuevas pruebas, a diferencia de las realizadas en los dos aserraderos que están a la orilla del río Beluso, que se llevaron a cabo al tener indicios de que se podían encontrar pruebas concretas.

Vivienda azul

La última polémica en la que se vio implicada la madre de Diana Quer tuvo lugar el pasado viernes, cuando un programa de televisión difundió que la progenitora podía tener relación con una vivienda de color azul que está a muy pocos metros del muelle de Taragoña. Se trata del mismo puerto en el que dos testigos aseguraron haber visto a la joven madrileña en la madrugada del 22 de agosto, acompañada primero de tres individuos y posteriormente de un cuarto hombre con el que se habría quedado a solas.

La simple mención de esta vivienda en televisión derivó en una intervención telefónica inmediata de Diana López-Pinel en el citado espacio. Luego, fue un portavoz del progenitor el que aseguró que su representado conocía la vivienda, pero desconocía si su exmujer había estado en ella en alguna ocasión. La última intervención fue del propio padre, que negó categóricamente conocer el chalé. En todo caso, y según parece, algunos de los agentes que más implicados están en la investigación ya habrían revisado la parte exterior de la vivienda sin encontrar ningún rastro que pudiera estar relacionado con la joven desaparecida.

La propietaria del inmueble, por su parte, ya negó hace unos días tener constancia de que Diana López-Pinel tuviera acceso al chalé, y se ofreció a colaborar con los investigadores en todo lo que pueda resultar necesario para que su trabajo llegue a buen puerto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos
Tags
Comentarios

La Guardia Civil busca pistas de Diana Quer en fábricas abandonadas