El Ribeira júnior venció al Ames con un Álex Santamaría fuera de serie

El Porto do Son júnior se impuso con claridad al Santa Baia

la voz
Ribeira / la vozRibeira / la voz

El Ribeira júnior sigue sumando puntos. Los últimos los logró el pasado sábado ante el Ames, al que venció por un contundente 65-32. El jugador del partido fue Álex Santamaría, que con 20 tantos en su casillero fue el más determinante sobre la pista del pabellón de Palmeira. El siguiente choque de los ribeirenses será este sábado en Santiago ante el Compañía de María.

Por su parte, en lo referente al Porto do Son, los jugadores júnior se impusieron con claridad en el derbi al Santa Baia por 39 a 57. No tuvo la misma fortuna el equipo femenino infantil que cayó por 59-19 ante el Peleteiro B. También cedió una victoria el cadete femenino, que sucumbió por 15-61 contra el Enseñanza. Por último, el elenco sénior, el Tiendas Pillados, rozó la épica en la pista del LaSalle. Los de Juan Filgueiras arrancaron bien, pero se desinflaron en el segundo cuarto y recibieron un parcial de 15-0 que sentenció el duelo, cuyo resultado final fue un 59-32.

El Santa Baia

A pesar de la derrota del conjunto júnior masculino ante el Porto do Son, el Santa Baia cuajó un fin de semana del mejor baloncesto. El cadete masculino se estrenó en competición oficial con una gran victoria ante el Peleteiro C, en la que destacó el joven Mateo, que consiguió 33 puntos. Por su parte, el infantil femenino brilló con luz propia en un amistoso ante sus vecinas de Ribeira a las que venció por 41-28.

No tuvo tanta suerte el femenino júnior, que no fue capaz de derrotar al Arxil. Hubo que esperar hasta el tercer cuarto para que las rivales consiguiesen un 22-9 de parcial que decantó la balanza en contra de los jugadoras barbanzanas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Ribeira júnior venció al Ames con un Álex Santamaría fuera de serie