La huelga triunfó en los centros públicos y fue seguida por el 40% en los concertados

Las tres protestas contra la Lomce secundadas en la comarca reunieron a algo más de un millar de personas


ribeira / La voz

Los alumnos salieron ayer a la calle, todos a una, para mostrar su rechazo a las reválidas de la Lomce en una manifestación comarcal. Estaban muchos, pero no todos, porque de ser así se habría necesitado una plaza del Concello de Ribeira propia solo para los estudiantes del municipio que no fue a clase. Y es que la respuesta a la huelga en Barbanza fue notable. Dejó las aulas en los centros públicos barbanzanos prácticamente vacías y, en los concertados, a media asta.

Desde la Confederación Galega de ANPA de Centros Públicos (Confapa) confirmaban los buenos presagios iniciales. Hubo, aseguran, una abstención del 98% tanto en secundaria como en los colegios de educación infantil y primaria. En el colegio de Carreira, por ejemplo, los profesores se vieron ayer sin un solo menor al que dar clase. «Xa se sabía de antemán, porque todos entregaron un xustificante de ausencia», indicaban desde la dirección. Y, en el CEIP de Escarabote, solo un niño asistió a un centro como probablemente no había visto nunca antes, sin un solo compañero por los pasillos.

La presidenta de Confapa, Helena Gómez, valoró muy positivamente los resultados. «Barbanza, como xa é habitual, estivo por riba da media galega e moitos centros quedaron case totalmente baleiros, como o de Cabo de Cruz ou o IES da Pobra». «Barbanza segue sendo zona cero e mantén o seu carácter reivindicativo, superando incluso ás últimas protestas», destacaba desde la directiva de la confederación de padres Lóis Uxío Taboada, quien calificó de «éxito» esta convocatoria.

La otra realidad

Una realidad bastante diferente es la que se vivió ayer en los centros concertados de la comarca, en donde apenas un 40% de los pupitres se vieron vacíos. Solo una minoría se ausentó, aunque hubo un seguimiento significativamente desigual entre unos y otros. Así, si en colegios como el CPR la Milagrosa todo su alumnado permaneció irreductible, como galos, ante la huelga, y en el Jaime Balmes sucumbían a ella solo 30 de 400, en otros como el Galaxia el desalojo de las aulas fue mayoritario (en infantil y primaria se ausentó el 70% y en ESO un 80%).

¿Y qué hacer con los chavales cuando falta la mitad de la clase? En la mayor parte de los casos se optó por actividades de refuerzo y en avanzar en trabajos, en vez de seguir con las materias, explicaron desde los centros consultados.

Con todo, a pesar de que el absentismo fue alto, solo una pequeña parte de los alumnos decidió unirse a alguna de las tres protestas secundadas en la comarca. En la manifestación convocada por el Sindicato de Estudiantes (SE) en la capital barbanzana se juntaron más de medio millar de personas, estimó la organización, y poco más de 300, según los agentes de la Policía Local desplegados. Fueran más o menos, se hicieron notar. Con paso firme y ligero avanzaron hasta las puertas de la casa consistorial ribeirense detrás de una pancarta que rezaba «O ensino é un dereito».

Despliegue creativo

Muchos sacaron partido a las clases de plástica y se armaron de cartelería propia para mostrar su rechazo a la ley impulsada por el exministro Wert. «Reválidas franquistas non», «Estamos loitando polo ensino», decían algunas. Otras, con una lograda caricatura de Mariano Rajoy de fondo, suscribían con ironía: «Por fin cumples algo, hoy es mi cumpleaños». Repitieron, una y otra vez, frases ya manidas: «¿A culpa de quen é? Dos que votan ao PP». E hicieron una entrada triunfal a la plaza del Concello, coreando «aquí está, aquí se ve, o estudantado galego en pé».

Entre varios alumnos, con las voces ya afónicas, leyeron un manifiesto en el que reivindicaron la derogación de la Lomce: «Persegue un obxectivo: expulsar a miles de mozos do sistema educativo sen formación. Xa sabemos que non todos iremos en igualdade de condicións a estas reválidas. Nós, os que vimos de familias traballadoras, sufrimos os recortes e non podemos pagar profesores particulares nin pasar os veráns no estranxeiro para aprender idiomas, somos os que sufriremos a exclusión do sistema educativo».

Mucho menos ruidosa fue la concentración matinal que hubo a media mañana frente al Concello de Muros. Algo más de trescientas personas, según representantes de las AMPA asistentes, se unieron a esta protesta, en la que también hubo algún que otro alumno y representantes de la corporación.

La última de las movilizaciones organizada por los padres con el respaldo de Confapa tuvo lugar por la tarde, de nuevo en la capital barbanzana. En ella una madre de Boiro, Patricia Lojo, leyó un manifiesto pidiendo la derogación de la ley y la supresión de las reválidas arropada por algo más de trescientas personas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La huelga triunfó en los centros públicos y fue seguida por el 40% en los concertados