Doce clases y tres «spots» publicitarios para educar en igualdad de género

Seis grupos de distintas edades trabajan en anuncios reivindicativos para derribar roles

.

La igualdad de género se ha convertido este año en una asignatura obligatoria en el IES Espiñeira, cuyos alumnos han empezado esta semana un intensivo trabajo. Serán doce clases durante un mes dedicadas a un proyecto de coeducación, Rec.Apacita. Con él se pretende sensibilizar a adolescentes y jóvenes mediante la grabación de tres spots reivindicativos sobre la tiranía de los estereotipos y los roles en su entorno más próximo.

La iniciativa, explica la directora del centro boirense, partió del Concello, en el marco de unas subvenciones concedidas por la Diputación. El orientador del instituto, Antón Castro, estuvo también directamente implicado en la organización de las sesiones y asegura que es un tema «no que fai falta traballar e moito». «Os centros educativos soen ser reflexos bastante fieis da situación que existe a nivel social e se reproducen os modelos dun xeito absolutamente mimético, polo que é necesario estar co foco posto sobre esta cuestión constantemente, xa que a nada que te descoides percibes os conflitos de igualdade», añade.

La idea es sencilla, al menos sobre el papel, porque en el primer día de trabajo en el aula lo de grabar un anuncio publicitario sobre igualdad sonaba a proyecto de pretecnología para los menores. El proceso de guionización y rodaje es, en este caso, una excusa para trabajar en un tema complejo.

Por eso se buscó un canal atractivo para la juventud, como es el medio audiovisual, para que trabajasen en este aspecto de la realidad social de un modo ameno y desde la crítica, el diálogo, el debate y el análisis productivo.

Otro de los detalles interesantes es que en Rec.Apacita trabajarán alumnos de distintas edades y planes formativos, desde los 12 años hasta lo de más de 18. Y es que en el proyecto están implicadas seis clases: las aulas de primero y cuarto de ESO, primero y segundo de FP básica, así como los ciclos de Xestión Administrativa y Administración e Finanzas. En estos últimos casos, como señala Castro, su preparación encajaba con las presentaciones de audiovisuales.

Pequeñas aportaciones

Se trata de que cada grupo se implique en la producción de la cuña en cuestión con diferentes aportaciones, desde ideas para el guion, caracterizaciones, eslóganes, interpretación, etcétera. Para ello, los alumnos recibieron una pequeña introducción sobre la vocación de la iniciativa, que no es otra que dinamizar el cambio social, así como sobre el mundo audiovisual y los llamados spots reivindicativos.

Habrá seis sesiones por curso de cien minutos de duración cada una, indicó Castro, y doce días de trabajo en total. Por delante queda mucho camino. Desde poner un nombre a la productora a repartir responsabilidades, documentar el trabajo de promoción de la igualdad de género y prevención de la violencia machista o decir en qué situaciones inspirarse y cómo tratarlas, hasta la parte eminentemente práctica.

Será hacia mediados del próximo mes cuando, entre todos los guiones creados, se decida cuales son los tres mejores que se llevarán a término fuera de las aulas.

Las jornadas de grabación serán, eso sí, en horario no lectivo, así como el trabajo de edición y posproducción de los anuncios contra las desigualdades de género. «Terán un uso educativo e se lles dará difusión no centro para seguir traballando na materia», indica el orientador del IES Espiñeira, quien añade que también se habló de colgarlo en la Red, «pero non estamos totalmente seguros de facelo por non atentar contra algún dereito de propiedade de imaxe dos menores», apostilla.

Votación
0 votos

Doce clases y tres «spots» publicitarios para educar en igualdad de género