«Lo que se ha hecho ha sido gracias al esfuerzo de los socios»

El vicecomodoro destaca el auge de escuelas de vela como la de la entidad a la que pertenece


Ribeira / la voz

Amante del mar, José García, vicecomodoro del Real Club Náutico de Portosín, se hizo socio de la entidad hace tres décadas. Mecánico naval ya retirado, recuerda los primeros años, cuando no había pantalanes y tenían que fondear las embarcaciones. Portosín solo contaba en aquel momento con un puerto pesquero: «No existía la sede actual y se ocupaba un pequeño inmueble que hoy es la casa de cultura. Tampoco teníamos una marina seca como la que hay en estos momentos, ni las prestaciones».

El vicecomodoro manifiesta que fueron «unos comienzos precarios» y que se llevó a cabo un crecimiento paulatino: «Lo que se ha hecho ha sido gracias al esfuerzo de los socios. A base del pago de las cuotas y de la venta de plazas de amarre». José García se siente satisfecho de la relevancia adquirida por la entidad a nivel autonómico: «Aunque somos pequeños, estamos a un buen nivel». Distinciones como la bandera azul, la realización de competiciones destacadas y el hecho de contar entre sus miembros con destacados regatistas es un ejemplo de ello.

Parón económico

Propietario de un velero de diez metros y de un barco pesquero de cuatro, José García manifiesta que la náutica estaba experimentando un crecimiento importante hasta el año 2008, cuando llegó la recesión económica: «La impresión existente era que las plazas de amarre no iban a llegar, pero todo se detuvo en seco. Ahora parece que empieza a resurgir, aunque creo que todavía habrá que aguardar un tiempo hasta que se sitúe en los niveles a los que estaba hace ocho años».

Contrariamente a lo que muchos piensan, este socio afirma que «la náutica tiene fama de ser una actividad cara, pero no lo es. La mentalidad con respecto a está actividad está cambiando en los últimos años y eso creo que es muy positivo».

José García subraya que «se está popularizando» y dice que el mejor ejemplo de ello puede verse en las escuelas de vela, como la que tiene el Náutico de Portosín. Comenta que es creciente el interés de los jóvenes por aprender y afirma: «Esa es la cantera».

Por eso, para que la actividad continúe creciendo, el vicecomodoro expresa su deseo de que poco a poco «se vaya retomando la adquisición de embarcaciones nuevas, que se estancó con la recesión, y también que se mueva un poco más el mercado de segunda mano».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Lo que se ha hecho ha sido gracias al esfuerzo de los socios»