Los arrastres de ceniza obligan a cortar el agua a los vecinos de Xuño

Ana Gerpe Varela
a. gerpe RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Los gestores de la traída de Caamaño acometen la sustitución de las conducciones afectadas por los incendios del pasado verano

11 oct 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Los incendios forestales que en agosto afectaron a los montes de Xuño y Caamaño están dejando múltiples secuelas y una de ellas afecta directamente al suministro de agua potable a los residentes, ya que en esas parroquias, como sucede en buena parte del término sonense, el abastecimiento se efectúa mediante traídas vecinales. Debido a los arrastres de ceniza de los montes, las conducciones se obstruyeron y para proceder a su limpieza fue necesario cortar el agua desde el miércoles de la semana pasada.

El servicio se restableció el sábado por la noche, pero quienes se encargan de gestionar el abastecimiento no descartan que pueda haber nuevas interrupciones.

Uno de los responsables del servicio, Miguel Rego, explicaba ayer que continúan realizándose los trabajos de limpieza en el manantial. Cabe señalar que cuando se corta el agua, en las tuberías quedan nueve mil litros a disposición de los usuarios, que deben racionar el consumo.