Alfonso Costa dejó su huella en la casa de cultura de O Son

Pintó un gran mural en la cúpula y las paredes interiores


El auditorio de la casa de cultura de Porto do Son se convirtió hace 15 años en un lienzo que el reconocido pintor Alfonso Costa aprovechó para dejar su huella. El creador transformó las paredes y el techo de la estancia plasmando escenas relacionadas con el castro de Baroña y con el territorio sonense en general. La obra de arte era inaugurada tal día como hoy del 2001. Se hablaba entonces del mural más grande diseñado por el noiés, pues solo la superficie de la cúpula se aproximaba a los cien metros cuadrados.

Tras este singular proyecto llegaron otros. En el 2006, Alfonso Costa volvió a plasmar su arte fuera de los lienzos, decorando la fachada de la sede del Liceo noiés. Y en el 2011, utilizó como base para una nueva obra la oficina de turismo de Noia y, como fuente de inspiración, la iglesia de Santa María A Nova y las laudas gremiales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Alfonso Costa dejó su huella en la casa de cultura de O Son