La DGT refuerza los controles en 136 kilómetros de la red viaria

Marta Gómez Regenjo
Marta Gómez NOIA / LA VOZ

BARBANZA

Las carreteras AC-305 y AC-550 se han sumado al listado de tramos peligrosos

15 sep 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Eso de que la letra con sangre entra está más que anticuado, pero el concepto de que la mano dura es la mejor forma de asimilar determinadas lecciones sigue vigente en cierto modo y la Dirección General de Tráfico la aplica incrementando los controles para cazar a los conductores que infringen las normas y exceden el límite de velocidad. Sin embargo, no lo hace de cualquier forma, sino que cada cierto tiempo elabora un mapa de la red viaria en el que señaliza una serie de tramos que se consideran peligrosos y en los que, por tanto, se aumenta la vigilancia. Las carreteras de la comarca no se libran de esos controles y unos 136 kilómetros de viales barbanzanos están bajo la lupa de la DGT.

Hasta ahora, había dos carreteras de la zona que siempre aparecían incluidas en el listado de tramos peligrosos: la comarcal AC-543, que une la villa noiesa con Santiago, y el corredor de Noia. Asimismo, en la última publicación de la DGT aparecía la AC-441, que parte de A Pereira y discurre durante cuatro kilómetros por territorio mazaricano. Eran unos cuarenta kilómetros de viales los que hasta ahora figuraban entre los tramos vigilados de cerca, sin embargo, con la incorporación de dos de las principales arterias viarias de la comarca esa cifra se ha multiplicado.

El tramo más extenso se corresponde con la carretera comarcal AC-550. Prácticamente en todo su recorrido por los municipios del área barbanzana se ha intensificado la vigilancia de la velocidad y los más de 64 kilómetros que separan la salida de la villa muradana del término ribeirense figuran entre los viales que preocupan a Tráfico.