Más de cuatro mil niños devolvieron la vida a las aulas en el inicio de curso

Patricia Calveiro Iglesias
P. Calveiro RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

MARCOS CREO

Las falta de profesores y las obras marcaron el primer día en infantil y primaria

13 sep 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La de ayer fue una mañana de nervios, ilusión, y alguna que otra pataleta a la hora de separarse de los padres, especialmente para los niños de 3 años que vivían su primer día de colegio. En total fueron algo más de 4.300 los alumnos que en Barbanza dejaron atrás las vacaciones para iniciar el curso escolar y devolver la vida a unas aulas vacías y con los corchos en paños menores.

El día de los reencuentros y las presentaciones transcurrió sin apenas incidencias. Eso sí, en algunos centros educativos los estudiantes se encontraron con vacantes de profesorado pendientes de cubrir y obras sin finalizar. En Carnota, por ejemplo, se vieron ayer sin el profesor de religión que se encarga de dar la asignatura en las unitarias y los dos colegios, al no presentarse el sustituto «en teoría, xa nomeado», para cubrir al titular de baja.

Asimismo, echaron también en falta al especialista de audición y lenguaje asignado para las escuelas de A Pobra, desde las que confiaban en que se tratase de un simple retraso, como el que afectó a algún autobús del Maestú Sierra que se lio con los horarios y dio una pequeña prórroga a los escolares en su reencuentro con los pupitres.