La pista del coche al que subió Diana es clave en la investigación del caso

Los agentes rastrean centenares de matrículas captadas por las cámaras de seguridad


RIBEIRA / LA VOZ

Identificar el vehículo al que se subió Diana Quer voluntaria o involuntariamente es uno de los objetivos prioritarios de la investigación para tratar de encontrar alguna pista que lleve hasta la joven madrileña, a la que se le perdió el rastro en la madrugada del 22 de agosto, cuando estaba en las fiestas del Carmen de O Pincheiros de A Pobra y decidió volver a casa.

Los agentes que participan en el despliegue están cotejando centenares de matrículas que fueron captadas por diferentes cámaras de seguridad, señalando como la más importante la situada en el semáforo del centro de la villa, donde se encuentra un fotorrojo para controlar a los vehículos que se saltan la señal. No obstante, este detector tiene la circunstancia de que solo fotografía las placas de los infractores, aunque graba todo el tránsito en vídeo, lo que obligará a realizar una ardua labor de comprobación para hallar el vehículo sospechoso.

También se han solicitado las grabaciones de las cámaras de la autovía de Barbanza, que cuenta con nada menos que 57 visores en sus 44 kilómetros, lo que complica todavía más la labor.

A la dificultad de rastrear las cámaras de seguridad de las zonas por las que ha podido pasar el coche con Diana Quer en su interior se suma que pudo haber tomado hasta tres direcciones distintas en el momento de salir del pueblo, e incluso podría complicarse más si el conductor conocía la comarca, ya que hay un auténtico laberinto de carreteras secundarias para eludir controles.

La realidad es que ya se han cumplido 19 días y no hay ninguna evidencia que ayude a resolver un caso que ha alcanzado gran repercusión. Hoy mismo, el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, se reunirá en Noia con los mandos del cuerpo en Galicia y con responsables de la investigación. 

Evidencias y contradicciones

A medida que pasan los días, van surgiendo nuevos elementos y también contradicciones relacionadas con el caso. Ahora se sabe que Diana Quer salió de casa la noche que desapareció llevando las llaves de la vivienda, lo que para su entorno es una evidencia de que tenía pensado regresar. Pero de la misma forma que salen a la luz nuevos datos, se producen declaraciones que generan confusión, una de las últimas se trata del pasaporte de la desaparecida, documento sobre el que el padre, Juan Carlos Quer, anunció públicamente el 30 de agosto que se encontraba en Madrid bajo llave, y el abogado señaló anteayer que está en la casa de Cabío. Pese a todo, la investigación considera que este tipo de manifestaciones divergentes pueden deberse al nerviosismo de los primeros días.

El otro fleco del caso, el de la custodia de Valeria Quer, la pequeña de la familia, tampoco deja de inmiscuirse en el día a día del suceso que tanta repercusión está alcanzando. Anteayer, el hermano de Juan Carlos Quer acudió a la casa familiar de Pozuelo de Alarcón, en la que se encuentra la madre, a buscar una maleta con ropa de la niña y se produjeron momentos de tensión entre el emisario del padre y una amiga. Esta explicó que Diana López-Pinel está pasando un calvario porque ha perdido a dos hijas en 17 días. 

La madre estuvo cuatro días sin entrar en la habitación por mandato policial

El abogado de Diana López-Pinel Pinarello, Pedro de Bernardo, es el único que está dando la cara todos los días ante los medios de comunicación. Y es que los padres de la joven no dan señales de vida como al principio. El letrado sale continuamente a defender a la progenitora de la que afirma que «se encuentra muy mal». Ayer, el portavoz de la mujer aclaró los motivos por los que no se dio cuenta antes de que el pantalón que llevaba el día que salió de casa para ir a la fiesta se encontraba encima de la cama. La Policía Judicial le había dicho que no entrara en su habitación hasta que los agentes pasasen a hacer un reconocimiento.

La descripción que Diana López hizo de la vestimenta de su hija en el cuartel de la Guardia Civil el día que desapareció no coincidía pues los investigadores encontraron el pantalón rosa en su cuarto. Esta confusión se debió a que, según el letrado, la madre no entró en la habitación durante cuatro días porque se lo pidieron los agentes.

Por otra parte, Pedro de Bernardo, anunció que su defendida se personó en las dos causas abiertas por la desaparición de su hija y la retirada de la custodia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
30 votos
Comentarios

La pista del coche al que subió Diana es clave en la investigación del caso