El fuego afectó a montes que sufrieron tres oleadas incendiarias en dos décadas

Áreas de Oleiros, Caamaño, Xuño y Leiro repobladas hace menos de diez años volvieron a quedar calcinadas


La desesperación se deja notar estos días en las palabras de comuneros de Xuño, Caamaño, Oleiros o Leiro, que ven como sus esfuerzos por repoblar los montes acaban siendo infructuosos. De hecho, vecinos de estas zonas recuerdan que, al margen de pequeños incendios puntuales ocurridos en veranos de años precedentes, el fuego de la pasada semana afectó a zonas que ya han sufrido otro par de importantes oleadas incendiarias en las últimas dos décadas, se trata de las registradas en 1995 y 2006.

Un comunero de Leiro indicaba que el fuego «comeza sempre no mesmo sitio». Subrayaba que en el incendio del pasado domingo ardió terreno que ha sido repoblado en varias ocasiones y precisaba: «As consecuencias esta vez foron menores porque puideron acudir moitos medios».

En términos similares se expresa el presidente de la comunidad de montes de Xuño, José Manuel Silva, quien explica que en las setenta hectáreas que han sobrevivido a las llamas se adecuará una zona de pasto para que las 180 reses mostrencas de la asociación de ganaderos de la parroquia dispongan de un lugar adecuado, ya que el que ocupaban hasta ahora ha quedado calcinado.

Una inversión perdida

José Manuel Silva comenta que el lugar en el que hasta el pasado miércoles pastaba el ganado mostrenco había sido objeto de una importante inversión, tras los incendios del 2006, tanto por parte de las Administraciones como de la propia comunidad, para dotarlo de las infraestructuras necesarias.

Silva manifiesta que la zona había estado regentada anteriormente por otros ganaderos, que la habían abandonado a consecuencia de los incendios: «Nós decidimos recuperala de novo porque os pastizais permiten poñer freo aos lumes».

El presidente de los comuneros recalca que el fuego se originó en la misma área que en otras ocasiones y solo hace falta indagar en la hemeroteca para comprobar que tanto en la oleada incendiaria de 1995 como en la del 2006, Foxo y Cabrais fueron dos de las zonas que resultaron especialmente afectadas por las llamas. Es más, en el caso del que afectó en Xuño en el 2006, se originó en el mismo lugar.

José Manuel Silva indica que los montes afectados en esta ocasión habían sido repoblados hace unos ocho años: «En sacarlle algún rendemento á madeira tárdase entre vinte ou vinte e cinco anos. Volveremos a empezar de novo. Non podemos cruzarnos de brazos».

José Manuel Silva también destaca el trabajo de todas las personas que de forma particular cooperaron en la extinción de las llamas y sentencia: «Hai que intentar recompoñer isto e levantarse».

En el caso de la parroquia ribeirense de Oleiros, Balteiro es uno de los puntos que no se libra de los incendios y, en esta ocasión, sus vecinos volvieron a sufrirlos. Los padeció con fuerza en el 2006, pero también una década antes y parte de la zona que ahora a vuelto a sucumbir había sido repoblada durante los últimos años.

En Ribeira hay otros puntos, como A Carballa, el polígono de Xarás y Palmeira en los que también el fuego ha azotado con virulencia en diversas ocasiones. Por ahora no les ha llegado el momento, pero muchos creen que no finalizará el verano sin que se libren.

De hecho, en las últimas semanas se ha llevado a cabo una intensa labor de limpieza de las zonas aledañas al parque empresarial. De sufragar los trabajos se encarga la empresa conservera Frinsa. Según comentaron diversas fuentes, la firma lleva a cabo estos trabajos de desbroce de forma anual, pero en esta ocasión ha decidido ampliar de forma considerable el perímetro de actuación, extendiendo las labores a un mayor número de propiedades.

El Concello sonense mueve ficha para iniciar un plan de actuaciones

El Concello sonense no quiere dejar pasar el tiempo y pretende que, de forma urgente, se adopten actuaciones inmediatas, al menos para paliar los daños más importantes ocasionados por un incendio que no se dio por controlado hasta el sábado y que calcinó mil hectáreas.

Por este motivo, el regidor, Luis Oujo, tiene previsto reunirse hoy a primera hora con representantes de las comunidades afectadas, así como con los ganaderos, para elaborar una hoja de ruta de las intervenciones que es necesario acometer sin demora. Mañana habrá un nuevo encuentro, al que asistirá la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, y a quien se le expondrán lo que se consideran las necesidades perentorias. Esta será la tercera visita que efectúe Ángeles Vázquez al término desde que, el pasado miércoles, se produjera el incendio.

El regidor, Luis Oujo, subrayó ayer el interés mostrado por la responsable de Medio Rural para atender las necesidades planteadas por los damnificados por el incendio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El fuego afectó a montes que sufrieron tres oleadas incendiarias en dos décadas