El fuego afectó a montes que sufrieron tres oleadas incendiarias en dos décadas

BARBANZA

MARCOS CREO

Áreas de Oleiros, Caamaño, Xuño y Leiro repobladas hace menos de diez años volvieron a quedar calcinadas

16 ago 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La desesperación se deja notar estos días en las palabras de comuneros de Xuño, Caamaño, Oleiros o Leiro, que ven como sus esfuerzos por repoblar los montes acaban siendo infructuosos. De hecho, vecinos de estas zonas recuerdan que, al margen de pequeños incendios puntuales ocurridos en veranos de años precedentes, el fuego de la pasada semana afectó a zonas que ya han sufrido otro par de importantes oleadas incendiarias en las últimas dos décadas, se trata de las registradas en 1995 y 2006.

Un comunero de Leiro indicaba que el fuego «comeza sempre no mesmo sitio». Subrayaba que en el incendio del pasado domingo ardió terreno que ha sido repoblado en varias ocasiones y precisaba: «As consecuencias esta vez foron menores porque puideron acudir moitos medios».

En términos similares se expresa el presidente de la comunidad de montes de Xuño, José Manuel Silva, quien explica que en las setenta hectáreas que han sobrevivido a las llamas se adecuará una zona de pasto para que las 180 reses mostrencas de la asociación de ganaderos de la parroquia dispongan de un lugar adecuado, ya que el que ocupaban hasta ahora ha quedado calcinado.