La escuela taller cambió el parque de San Roque

En el paraje se han realizado diversas actuaciones


Hoy está considerado el pulmón verde de Ribeira, pero no hace mucho tiempo, el terreno que ocupa el parque periurbano de San Roque estaba literalmente a monte. Fue la primera escuela taller Illa de Sagres, que estaba viendo la luz a estas alturas del 2000, la que cambió la imagen del lugar. Reproducciones de diversos restos arqueológicos como el dolmen de Axeitos y un mirador fueron las primeras actuaciones, a las que siguieron otras como tres pallozas de la época castreña, un anfiteatro al más puro estilo romano y una exposición permanente con juegos didácticos.

Más recientemente se mejoraron los accesos al parque, al que es posible llegar desde el casco urbano, partiendo de las inmediaciones de los juzgados. El verano pasado incluso se estrenó un ecoparque, con tirolinas y puentes de madera, que, tras funcionar un par de meses de forma gratuita, quedó inactivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La escuela taller cambió el parque de San Roque