La falta de ambulancias y personal obliga a cancelar traslados médicos

El Sergas afirma que los servicios más urgentes están asegurados


Santiago / La Voz

Los problemas de vehículos y personal de la empresa de ambulancias que actualmente gestiona el servicio de traslados en la comarca, Ambunova, motivaban que ayer cancelasen 18 de los desplazamientos sanitarios que tenían comprometidos. Con casi el 40% de los vehículos averiados (7 de los 18 adscritos al contrato se estropearon en las últimas dos semanas) y un importante número de bajas entre sus empleados, la firma con sede en Ribeira decidía ayer dejar de cubrir todas las consultas que no tuvieran un carácter urgente.

Así se lo trasladaba la empresa al Sergas, con el que se comprometía a realizar tanto los traslados por accidentes, como para pacientes oncológicos o de diálisis. No se atenderán, sin embargo, los desplazamientos de personas con dificultades de movilidad para ir a una cita médica. En todo caso, se invita a que los que estén en condiciones de hacerlo acudan en taxi y pidan factura para reclamar el reembolso en atención al paciente. Por otra parte, a aquellos no hayan podido ir a consulta «se les dará una cita lo antes posible para que puedan ser atendidos», señalan desde la gerencia sanitaria de Santiago (en la cual está integrada Barbanza).

Los pacientes afectados reclaman que se restablezca cuanto antes la prestación. El boirense Francisco Hermo Pérez, que desde hace 14 años necesita diálisis, para lo que acude tres veces por semana al hospital de Barbanza, afirmaba ayer que habían cancelado su traslado para hoy. Además, los trabajadores ya han anunciado que harán huelga el 17 de agosto para reclamar el pago de sus nóminas. Desde la gerencia de Ambunova aseguran: «Se están haciendo todos los esfuerzos posibles para dar el servicio».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La falta de ambulancias y personal obliga a cancelar traslados médicos