El agua de las playas de Ribeira y O Son es la más fría y la de Rianxo, la más cálida

La diferencia de temperatura entre O Vilar y A Torre llega a superar los cinco grados

Ana moas
ribeira / la voz

Resulta habitual escuchar en verano que el agua de las playas gallegas está muy fría y, desde luego, no puede decirse que en el conjunto de la comarca la temperatura predominante sea cálida, ya que la media oscila entre los 16 y los 15 grados. Aunque esta cifra no es estable, sí puede decirse que hay una tónica dominante y, según esta, de la información que facilita diariamente Meteogalicia se desprende que las zonas de baño de Porto do Son y Ribeira son las más frescas, mientras que las de Rianxo, junto con algunas pequeñas calas de Boiro, figuran entre las más cálidas.

El agua de concurridos arenales como O Vilar suele situarse entre los 13 grados, como ocurrió el miércoles, o los 14 previstos para mañana y pasado. Por el contrario, lo más habitual es que la rianxeira A Torre oscile entre los 17 y los 20 pronosticados para el fin de semana. En cuanto a Porto do Son, Río Sieira y Espiñeirido acostumbran a registrar valores muy similares a los de O Vilar.

Aunque ayer en el conjunto de arenales de la comarca la temperatura predominante era la de 17 grados, es algo infrecuente y no acostumbra a suceder en las playas de O Son y Ribeira.

Cambio en las corrientes

El biólogo Óscar García señala que se ha producido un cambio en las corrientes y que la de Benguela ha desplazado a la del Golfo hacia el norte, lo que puede motivar que, en la misma zona de la ría, se produzcan oscilaciones de temperatura. Asimismo, reparó en que las especies de microalgas han variado en los últimos años y considera que se producirán más variaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El agua de las playas de Ribeira y O Son es la más fría y la de Rianxo, la más cálida