La prolongada sequía obliga a controlar el consumo de agua en lugares sin traída

Operarios de O Son vigilan el embalse y los depósitos para evitar el desabastecimiento


ribeira / la voz

Aunque en materia de abastecimiento de agua se ha avanzado mucho en la comarca en los últimos años, y ya son pocos los lugares que no cuentan con una traída municipal, todavía quedan algunos puntos cuyos habitantes, en un seco verano como el que se está viviendo, se ven obligados a controlar el consumo. El caso más paradigmático es el de Porto do Son, ya que más de la mitad del término se abastece mediante sistemas vecinales y los dos principales núcleos disponen de una red demasiado ajustada para atender las necesidades de una población que se duplica en verano. De hecho, uno de los cometidos de la brigada de obras durante las últimas semanas es controlar el embalse ubicado en la zona de Subigrexa y los depósitos que se encuentran en A Silva y Laxeles.

El mandatario, Luis Oujo, explica que el pasado fin de semana fue especialmente complicado porque se disparó el consumo de agua. Señalaba que a partir de las ocho de la tarde, y a primera hora de la mañana, son los momentos más conflictivos: «Temos que ter coidado de que se manteña o nivel de auga porque do contrario sería moi difícil garantir o subministro e corremos o risco de que as tubaxes collan aire e rebenten». Como medidas de prevención, Luis Oujo apunta que se le solicita a las personas que acostumbran a regar que no lo hagan los fines de semana, que es cuando más problemas hay.

El encargado de la traída vecinal de Caamaño, Juan Santamaría, manifiesta que no hay restricciones, pero precisa: «Todo o mundo sabe que ten que aproveitar ben a auga. Nada de lavar coches ou de regar». Los depósitos son individuales y, en una época como esta, quien lo agota antes de que acabe la jornada sabe que tendrá que pasar sin el preciado líquido hasta que el día siguiente vuelvan a llenarse.

El ejecutivo de Porto do Son lleva varios años intentando subsanar esta carencia. De hecho existe ya un proyecto para mejorar el abastecimiento de agua, pero todavía está a la espera de que sea aprobado por Augas de Galicia. El plan prevé poder servirse, cuando sea necesario, del abastecimiento del Ulla a través de unos depósitos emplazados en el término de Ribeira.

Otros lugares

En las zonas muradanas de Serres, Tal y Esteiro, las restricciones comenzaron el pasado mes y, actualmente, solo se suministra agua vecinal tres horas al día. Sin embargo, cabe señalar que la mayoría de los residentes disponen de otros sistemas alternativos para tener cubierta esta necesidad básica.

También en Rianxo hay algunos núcleos, como parte de Isorna o Asados, que carecen de traída municipal. En algunas ocasiones, el Ayuntamiento ha tenido que articular medidas para garantizar el abastecimiento, aunque el mandatario, Adolfo Muíños, precisó ayer que, por el momento, no se ha dado esta situación.

También los ganaderos, tras algunos años en los que se vieron obligados a captar agua hasta de lavaderos para satisfacer las necesidades de sus granjas, se han buscado la vida para tener el suministro garantizado.

Cabe señalar que una vaca puede consumir unos cien litros de líquido al día, además de las cantidades que hacen falta para satisfacer otras necesidades que tienen las explotaciones. Por este motivo, los profesionales han intensificado la búsqueda de manantiales y la construcción de pozos de barrena para no quedarse sin abastecimiento, dado el riesgo que conlleva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La prolongada sequía obliga a controlar el consumo de agua en lugares sin traída