Siete espacios gozarán de protección especial debido a su alto interés paisajístico

La sierra, monte Pindo, bajo Tambre, San Xusto Cadarnoxo, Anllares y O Pedregal son las áreas elegidas


ribeira / la voz

Un total de siete espacios de la comarca barbanzana gozan ya de la declaración de áreas de especial interés paisajístico (AEIP), según el catálogo que la Xunta aprobó esta semana. Eso implica que sobre ellas se tendrá un cuidado especial y que el terreno que ocupan, en virtud de la Lei do Solo aprobada en marzo, poseerá la consideración de suelo rústico de especial protección.

El proceso para elaborar el documento comenzó a principios de año y se tuvieron en cuenta tanto las aportaciones de la propia Administración como las efectuadas por colectivos sociales, ecologistas, vecinales, colegios profesionales, ayuntamientos, comunidades de montes y particulares en diferentes sesiones de trabajo desarrolladas en los municipios. Todo ello bajo la coordinación de la Consellería de Medio ambiente. El número de AEIP incluidas de forma total o parcial en la zona de las Rías Baixas es de 48, que abarcan una superficie de 19.532 hectáreas.

Variedad de aspectos

En el caso barbanzano, las seleccionadas son monte Pindo; bajo Tambre, que comprende Outes y Noia; San Xusto, en Lousame; la fervenza de Cadarnoxo, emplazada en Boiro; la devesa de Anllares, en Mazaricos; O Pedregal, en Muros; y la sierra de Barbanza. A la hora de efectuar la elección se han tenido en cuenta múltiples aspectos. El ambiental ha sido uno de ellos, pero también elementos como yacimientos o construcciones de especial importancia cultural o histórica.

Por ejemplo, en el caso se la sierra de Barbanza, en el documento se valora, entre otras cosas, la existencia del Arca do Barbanza; en San Xusto, el monasterio de Toxosoutos; y en el macizo carnotano, sus características geológicas y geomorfológicas.

El catálogo incluye otra serie de lugares que también tendrán un tratamiento especial y que ya están protegidos por el Plan de Ordenación del Litoral por sus características, como son el cabo Corrubedo, monte Couso, la isla de Sálvora, monte Louro, la fervenza del Xallas y la cumbre de San Lois.

Muchos de estos espacios ya cuentan con distintos niveles de conservación, la diferencia es que ahora todos estarán amparados por unas directrices conjuntas que, entre otras cosas, impedirán la construcción de carácter residencial.

El catálogo de Medio Ambiente también incluye 45 miradores de la comarca

El catálogo aprobado por la Consellería de Medio Ambiente también incluye en la comarca un total de 45 miradores. Algunos están emplazados en zonas de ámbito rural apartados de los núcleos urbanos, como puede ser el caso de A Curota o Iroite, pero otros se ubican en lugares que constituyen un eje central de núcleos de población, lo que sucede con A Atalaia de Porto do Son.

No faltan en la relación ninguno de los más emblemáticos y hasta se incluye el paseo marítimo de Escarabote. También aparece un emplazamiento ribeirense que, en los últimos años, ha merecido una atención especial por parte del Ayuntamiento. Se trata tanto del parque de San Roque como del mirador de Pedra da Rá.

Al igual que en las áreas de especial interés paisajístico, se adoptarán las medidas para que estos entornos conserven las características que los han hecho únicos y que los definen como lugares singulares.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Siete espacios gozarán de protección especial debido a su alto interés paisajístico