Los continuos robos en el muelle vuelven a crispar los ánimos de los armadores de Portosín

El fin de semana, los ladrones se llevaron desde gasoil hasta cajas de pescado y plomo de los aparejos


ribeira / la voz

Armadores, marineros y dirigentes del pósito de Portosín están hartos. Y es que el sector pesquero de la localidad se ha cansado de los continuos robos en sus embarcaciones y propiedades. El fin de semana fue muy movido en la dársena. En la mañana de ayer fueron bastantes los dueños de embarcaciones que se pasaron por las dependencias de la cofradía para denunciar numerosos robos. Los afectados claman contra Portos porque, según el portavoz del sector del cerco, Abel Carreño, «non fan caso as nosas reivindicacións».

El representante del colectivo destacó que los fines de semana suelen ser «moi movidos» en lo que a la visita de los cacos se refiere. En los últimos días la actividad de los amigos de lo ajeno en el lugar fue bastante intensa. Carreño hizo hincapié en que la oleada de robos alcanzó todos los ámbitos. Se llevaron cajas de plástico, gasoil, anillas y también plomo de los aparejos, entre otros materiales.

Además de los daños económicos, lo que más preocupa a los armadores son los destrozos que provocan en las redes, pues la reparación es costosa.

Abel Carreño comentó que el colectivo está muy molesto con Portos de Galicia porque desde hace tiempo reivindican mejoras en el interior de la rada que no llegan. En concreto, reclaman la instalación de cámaras de vigilancia y también que se ponga en funcionamiento el sistema de acceso al interior.

Los daños ocasionados fueron importantes y los afectados ya presentaron la correspondiente denuncia ante la Guardia Civil. Asimismo, recalcan que el puerto paga al unos 180.000 euros en tasas, por lo que reclaman que se adopten medidas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los continuos robos en el muelle vuelven a crispar los ánimos de los armadores de Portosín