Gardacostas requisó 213 aparejos y 1.600 metros de artes en siete días

Javier Romero Doniz
J. ROMERO RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Este servicio de Mar confiscó también 70 kilos de varias especies

19 jul 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La pesca ilegal o el furtivismo siguen siendo una práctica que no entiende de vacaciones de verano. De hecho, solo la semana pasada, y coincidiendo con un clima estival, los aficionados a pescar o mariscar incumpliendo la ley apostaron por echar el resto y, de paso, llenarse los bolsillos. El problema es que los profesionales que integran el Servicio de Gardacostas de Galicia, tanto en Barbanza como en la ría de Muros-Noia, también hicieron su trabajo requisando 213 útiles y 1.600 metros de artes de enmalle.

El primero de los operativos tuvo lugar el pasado día 11, en Taragoña. Allí se confiscó un kilo de Longueirón y otro de almeja japónica; al día siguiente, en Punta Cabeiro (Porto do Son), el material requisado ascendió a 47 nasas de pulpo y más de seis kilos de este cefalópodo. El pasado viernes, día 15, personal de Gardacostas se hizo en el lugar muradano de Abelleira y en el polígono B de Muros con 28 nasas de nécora y más de 3 kilos del mismo crustáceo.

Fin de semana

El sábado fue el día más fructífero. El personal movilizado actuó en A Pobra y requisó 85 nasas de pulpo, 23 kilos de esta especie y 5 de choco. Entre Porto do Son y Corrubedo los decomisos se cifraron en 51 nasas de pulpo, 1.200 metros de artes de enmalle, 16 kilos de cefalópodo, uno de merluza, otro de sanmartiño y uno más de jurel. El domingo la actividad se concentró en Aguieira, y se encontraron 400 metros de artes de enmalle y 6 kilos de centolla.