Los comuneros refuerzan su presencia en los montes para evitar los incendios

J.M. SANDE MUROS / CORRESPONSAL

BARBANZA

sande

El grueso de términos cuentan con entidades que vigilan espacios considerados de riesgo

19 jul 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

El riesgo máximo de incendios forestales que se vive desde hace días en la comarca por las elevadas temperaturas -alcanzadas a lo largo de la última semana- obliga a los integrantes de comunidades de montes a idear métodos de vigilancia y prevención de incendios. Estas labores son complementarias a las realizadas por los agentes que la Consellería de Medio Rural tiene operativos en la zona para mantener ordenado el monte y vigilados los accesos. El objetivo es alertar en el caso de ver algo sospechoso o de que comience un frente para que avance lo menos posible.

En Porto do Son, por ejemplo, son cuatro las comunidades que realizan este cometido (Xuño, Nebra, Noal y Baroña), mientras que en Muros son dos (Serres y Louro); en A Pobra destaca la de Posmarcos, en Boiro la de Runs, en Rianxo la de Araño, en Outes son los comuneros de Cuns los más activos en esta materia y en Lousame hay que destacar a las entidades de A Escabia y Burzó.

Voluntariado

Los miembros de la directiva de la comunidad de montes de Louro, por ejemplo, han establecido un sistema de vigilancia propio que implica la participación de varios voluntarios. El presidente, Miguel Prado, detalla que cerca de una docena de vecinos mostraron disponibilidad para participar en los turnos de vigilancia. Para ello se han establecido tandas rotatorias de dos o tres personas, que apoyados por el todoterreno de la comunidad, e incluso con vehículos propios, acuden a los montes prestando especial atención a los espacios más sensibles.