Cinco proyectos viarios estratégicos acumulan años en punto muerto

La circunvalación de Portosín sufre un nuevo revés, y la de Rianxo continúa sin presupuesto


Al menos cinco proyectos viarios de la comarca, considerados de carácter estratégico en materia de seguridad y de mejora del tráfico rodado, llevan años en punto muerto. Algunos, como la circunvalación de Rianxo, en un vial provincial que discurriría entre A Pedreira y Rianxiño, llegaron a estar presupuestados, pero después del 2011 la actuación, cifrada en medio millón de euros, desapareció sin que se haya vuelto a saber de ella. El mandatario, Adolfo Muíños, indica que es una obra necesaria porque se reduciría la densidad circulatoria en el casco urbano, se crearía una área de desarrollo en la localidad y se dotaría de mayor seguridad a la zona de los colegios.

Otra obra de la que lleva mucho tiempo hablándose, sin que hasta ahora se haya colocado la primera piedra, es la variante de Portosín. El proyecto está en curso nada menos que desde el 2011 y cuando ya se había seleccionado una de las tres alternativas de trazado posibles, resulta que aparecieron restos arqueológicos que motivan la implicación de Patrimonio.

Búsqueda de una alternativa

Con el ánimo de que la intervención no se eternice, el mandatario sonense, Luis Oujo, se reunió hace unos días con el jefe de servicio de carreteras y, al parecer, se está buscando una alternativa, aunque continúa sin haber plazos fijados por la Administración autonómica. De momento ha llegado un nuevo verano y, como apunta Luis Oujo: «Atravesar Portosín é insufrible».

Más enquistada se encuentra todavía la vieja reivindicación de construir un enlace viario en Catoira que conecte la autovía barbanzana con la AP-9 en dirección a Santiago, evitando así el desplazamiento por la carretera provincial, donde se registran con frecuencia accidentes, hasta la entrada de la autopista.

Sobre la necesidad de este entronque comenzó a hablarse en el 2008 y hubo reuniones, tanto de alcaldes de Barbanza como de O Salnés, con los responsables de las diputaciones coruñesa y pontevedresa. Hace un par de años se indicó que el vial sería transferido a la Xunta, después de que la Diputación de Pontevedra acometiera una serie de mejoras. Lo cierto es que el organismo provincial sí efectuó algunas modificaciones, pero la transferencia es algo sobre lo que nada ha vuelto a saberse, pese a que los regidores afectados siguen considerando que es necesaria.

En este quinteto de actuaciones pendientes tampoco debe excluirse la mejora de la conexión de los barrios noieses de San Lázaro, O Couto y San Breixo con la variante compostelana. Precisamente, sobre este proyecto volvió a hablar el alcalde noiés Santiago Freire la pasada semana, justamente cuando la conselleira de Infaestruturas, Ethel Vázquez, se desplazó a la zona para anunciar el inicio de otra obra no menos esperada ni demandada: el enlace de Sampaio y Portobravo.

El mandatario aprovechó la visita de la conselleira para incidir en que los vecinos de San Lázaro se quedan un poco apartados ahora que se han mejorado otras infraestructuras en la zona. De paso, la regidora de Lousame, Teresa Villaverde, por su parte, suma otra intervención a la lista: el enlace del futuro vial de Portobravo con Tállara y O Confurco.

La mejora de la seguridad en la carretera Boiro-Noia sigue sin materializarse

Hace años que se viene demandando la mejora de la seguridad viaria en la carretera que enlaza los municipios boirense y noiés, propiedad de la Diputación. Lo pidieron en su momento los presidentes de las patronales de Boiro y Noia, así como la mancomunidad Arousa Norte y el Concello de Boiro. En el vial se han efectuado a lo largo del tiempo distintas mejoras, pero todos tienen claro que la carretera tiene un papel determinante en el tráfico de mercancías y vehículos y que lo realizado es insuficiente.

Después de un largo paréntesis sin que desde las Administraciones locales se hubieran hecho demandas para su adecuación, el alcalde noiés, Santiago Freire, retomó el tema y lo abordó, el lunes por la tarde, en una reunión que mantuvo en A Coruña con el presidente de la Diputación, Valentín González Formoso.

Afirma Freire que el tramo de subida a Moimenta requiere de un tercer carril para vehículos lentos y también de que hay que mejorar la seguridad vial en Sobreviñas. Formoso se hizo eco de la demanda, pero todo dependerá del presupuesto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cinco proyectos viarios estratégicos acumulan años en punto muerto