Ninguno de los tres colegios con libro digital lo renovará el próximo curso

El proyecto E-Dixgal solo se mantendrá este año en sexto curso para cerrar el ciclo


Ribeira / la voz

Hace dos años, tres colegios de primaria de la comarca -los pobrenses Salustiano Rey Eiras y Pilar Maestu, así como el mazaricano CPI A Picota- suscribían un ambicioso acuerdo con la Consellería de Educación por el que se adherían al proyecto E-Dixgal e introducían el libro electrónico en sus aulas. Un dispositivo con conexión a Internet, basado en un pequeño portátil con pantalla táctil, en el que los alumnos podrían acceder a todo el temario y los ejercicios de cada asignatura. No obstante, ninguno de estos centros educativos ha decidido renovar este programa para el siguiente curso académico.

El libro digital se mantendrá igualmente en sexto de primaria para finalizar el ciclo empezado con los chicos de quinto, pero no lo renovarán. Las razones no responden a un capricho, pues esta tríada de colegios esgrime los mismos argumentos para abandonar E-Dixgal.

Conexión y contenidos

El verdadero problema que acompaña a este servicio digital tiene que ver con la capacidad y la velocidad de acceso a la Red de la que disponen los centros. En el caso de A Picota, el responsable de gestionar el E-Dixgal, Luis Cordeiro, explicó que de los 20 megas que tienen contratados, realmente no llegan ni a cuatro, algo que sumió a todos sus compañeros de docencia en la desesperación, por verse abocados a una dinámica académica entorpecida cada día.

«Trátase dunha cuestión técnica, pode que en Santiago funcione ben, pero nós vivimos noutro mundo, no rural», desgranó Cordeiro, que vio su salvación en la plataforma digital paralela con la que cuentan. También apunta a los defectos de la pantalla táctil.

José Delgado, director del colegio Salustiano Rey Eiras, incidió en que en su centro cuentan con siete megas reales para abastecer a más de 200 ordenadores. Para ellos, su quimera fueron los contenidos cerrados del proyecto, adjudicados a una editorial que no cuenta con el visto bueno de la comunidad educativa: «Los ejercicios eran malos, el contenido no brindaba la posibilidad de interactuar y en la mayor parte eran simples archivos PDF».

Merma de autonomía

En este centro pobrense, los problemas se evidenciaron aún más al inicio de cada curso, pues los temarios iban quedando disponibles linealmente, es decir, podían acceder a los tres primeros capítulos pero no al resto, lo que condicionó la autonomía y libertad metodológica del profesorado. Por fortuna, el año anterior habían solicitado a los padres que cediesen los libros usados a un banco, siendo esta la salvación para sacar las clases adelante.

En el Pilar Maestu cuentan con dos líneas telefónicas de un mega cada una. «Cólganse ata os ordenadores dos despachos», afirmó su director, Vicente Vázquez. Para el equipo de profesores que dirige, la velocidad de conexión no es el único impedimento: «O material non está á altura do que ofertan as editoriais nos seus contidos dixitais actualmente».

Vázquez señala que los contenidos disponibles están desfasados respecto de otros que sí se comercializan hoy en día en el mercado, incluso se ha llegado a «copiar un PDF do ordenador ao caderno do alumno». Por esta razón han acabado adoptando una suerte de salvaguarda: «Non hai forma de ter unha clase con continuidade, sempre hai que ter un cuestionario preparado».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ninguno de los tres colegios con libro digital lo renovará el próximo curso