La fiesta de la democracia transcurrió sin sobresaltos y con notas de humor en Barbanza

La Voz RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Varios votantes aderezaron sus papeletas con rodajas de chorizo y mensajes envenenados

27 jun 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La fiesta de la democracia transcurrió ayer sin sobresaltos en Barbanza, en una jornada en la que las incidencias en las mesas electorales de la zona se pudieron contar con los dedos de una mano, a diferencia de lo que sucedía en las pasadas convocatorias. En comparación con otras, se podría decir que fue una jornada tranquila, aunque no exenta de notas de humor y alguna que otra sorpresa que se fueron encontrando entre las papeletas durante el escrutinio.

Varias papeletas quedaron anuladas por contener elementos extraños o textos a los márgenes, algo que viene siendo ya habitual en los últimos años. En esta ocasión, fueron varios los que renunciaron a su voto para dejar constancia de sus protestas en las urnas. Los barbanzanos aderezaron con rodajas de chorizo y mensajes envenenados los sobres. En Caamaño (Porto do Son) y Outes optaban por incluir unas raciones del fiambre más recurrido en las urnas. Este y no otro, por la acusación que conlleva y mancha los nombres de quienes figuran en las listas. Mientras que en el colegio ribeirense de O Grupo apareció más de una nota a pie de página, con mensajes como: «Todos los partidos políticos sois iguales, no me representáis ni a mí ni a nadie» o «Ladrones. A la cárcel todos».

Las mesas

También protagonizaron anécdotas menores varios miembros de las mesas, en su mayoría porque no llegaron a tiempo o no se presentaron. Sucedió, por ejemplo, en Aguiño, donde a primera hora de la mañana se presentó un suplente que debía cubrir una baja, sin embargo por una confusión se marchó de nuevo a casa y hubo que ir a buscarlo allí para que ocupara su silla. Tampoco aparecían en Boiro los titulares de Vilariño y del colegio instalado en el centro social.