Barbanza incineró a sus meigas

antón parada RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

La comarca vivió un intenso San Juan en el que no se produjeron incidentes ni las típicas gamberradas

25 jun 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La comarca amaneció ayer con sabor a cenizas, pero sin ninguna meiga a la vista. Y lo cierto es que la pasada noche de San Juan dejó un balance más que positivo. Ni un solo incidente que lamentar en cada uno de los once concellos del área barbanzana. Todo un éxito si se tiene en cuenta el componente de peligrosidad que conllevan los cientos de saltos sobre el fuego.

En Ribeira, la ya mítica hoguera de Palmeira fue uno de los puntos de mayor congregación, donde no faltaron sardinas y churrasco para una fiesta disfrutada por igual entre adultos y pequeños. A Pobra se arremolinó en torno a A Lombiña y a la playa de O Areal, en esta última para gozar de unas de las llamas más grandes de toda la localidad.

En Oleiros, la asociación vecinal no se rindió, ante la prohibición de prender fuego sobre el suelo de la plaza del centro social. En su lugar recrearon tres cacharelas: una digital proyectada, una de cartón en la que la presidenta ardió vestida de bruja y una pequeña simbólica con madera y una vela dentro.