Tres ambulatorios cerrarán en verano y el de Porto do Son reducirá su horario

Antón parada RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

C. Queijeiro

Personal del hospital comarcal se movilizó contra los recortes del período estival

16 jun 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Bajo la resignación de tener que repetir la misma escena cada año se manifestó un grupo del personal sanitario del hospital de Barbanza ayer al mediodía. No se escucharon grandes cánticos, solo las demandas de los concentrados a la puerta del complejo sintetizadas en frases portadas en folios de papel: «Non ó peche de camas», «Substitucións de [atención] primaria, xa» y «Non ao desmantelamento do Meixoeiro». Estas tres máximas incluyen las también reiteradas quejas por el cierre de ambulatorios durante el verano.

El habitual cierre de camas en verano, que aunque no afecta al complejo comarcal directamente, sí lo hace de forma indirecta con la suspensión de 230 plazas hospitalarias en el área compostelana, a la que pertenece la comarca, fue el primer pilar de la protesta. También se hizo alusión al no reemplazo del personal de atención primaria durante las vacaciones. Concretamente, este hecho provocará el cierre estival de los consultorios de Lira y O Pindo (los que obligará a los pacientes a trasladarse al centro de salud de Carnota), el de Cabo de Cruz (los vecinos serán atendidos en el ambulatorio de Boiro) y el cierre por las tardes del centro médico de Porto do Son.

«O ano pasado, o resultado desta política foi que cando se pedía vez para o médico de cabeceira, dábanche a cita para dentro dunha semana», explicó Marián Rodríguez, integrante de la comisión de centro en el hospital barbanzano. La profesional sanitaria hizo hincapié en que aunque parezca repetitivo, no quieren que se pierda la visibilidad sobre estos problemas.