Chipperfield somete a Arousa norte y O Son al dictamen arquitectónico

Profesionales de A Coruña y Barcelona analizan las fortalezas y las debilidades del territorio


Ribeira / la voz

Sobradamente conocida es la vinculación con la comarca del arquitecto británico David Chipperfield, que acude a su casa de Corrubedo siempre que sus obligaciones se lo permiten. Precisamente, a su estrecha y prolongada relación con este territorio se debe una propuesta que ayer inició su andadura en Ribeira de la mano de su estudio londinense y de algunos de los profesionales que trabajan en el mismo. La iniciativa tiene por objeto conocer las debilidades y fortalezas de los cuatro municipios que integran la ría de Arousa, así como del de Porto do Son, para desarrollar estrategias de actuación.

Durante las próximas cinco semanas, un grupo de unos doce arquitectos de A Coruña y Barcelona, entre los que se encuentran estudiantes de último año de carrera y profesionales consolidados, recorrerán el territorio, fijándose en sus aspectos patrimoniales, paisajísticos y productivos, para analizar cada uno de sus elementos. De coordinar la actividad se encarga Manuel Rodríguez, un profesional que trabaja en el estudio de Chipperfield en Londres.

El itinerario

El punto de partida del grupo fue la capital barbanzana. Su primera parada, la casa consistorial, donde tuvieron oportunidad de mantener un breve encuentro con el regidor, Manuel Ruiz, quien conversó con ellos sobre algunas de las particularidades del municipio e hizo un sucinto resumen de su historia. Acto seguido, acompañados de la técnica de turismo Sandra Fernández, la expedición se dirigió a la fábrica conservera Ignacio González Montes, donde realizó una visita guiada.

Posteriormente se desplazaron a dos de los enclaves estratégicos del término: el mirador da Pedra da Ra, cuyo proyecto de reforma efectuado por Carlos Seoane será estudiado en la Bienal de Venecia, y al castro de A Cidade, en el que se han hecho dos excavaciones que han puesto de manifiesto su singularidad.

Posteriormente estaba previsto que el grupo decidiera qué otros lugares quería visitar, tanto de carácter cultural como ambiental o económico. Desde luego, estaba proyectada una parada en la lonja de Ribeira, para que pudieran comprobar como funciona una subasta de pescado, así como visitar las instalaciones portuarias.

El coordinador de la actividad, Manuel Rodríguez, indicó que esta es una iniciativa personal del propio Chipperfield como consecuencia de la vinculación que tiene con esta tierra, en la que comenzó a veranear hace un cuarto de siglo.

Centro de operaciones

El centro de operaciones del taller está situado en una de las plantas del mercado de Ribeira, desde el que los arquitectos planificarán sus recorridos por el territorio barbanzano. Está previsto que, además de las visitas a los cinco municipios, mantengan reuniones con los agentes locales, lo que les ayudará en su cometido.

En este sentido, Manuel Rodríguez explicó que el propósito es buscar la forma de sacar el máximo partido al potencial que tiene Arousa norte, apoyándose para ello en los recursos propios y buscando siempre la preservación del entorno natural.

Durante las próximas jornadas, este equipo seguirá el mismo esquema de trabajo en los restantes municipios. En cada uno de ellos analizarán los elementos que consideren más importantes y evaluarán su situación.

El coordinador señaló que el fin último de esta actividad es dinamizar las acciones que se llevan a cabo en los ayuntamientos objeto de análisis. En este sentido, Rodríguez apuntó que la máxima del trabajo es «desarrollar y proteger». Hasta los aspectos gastronómicos estarán en el punto de mira de este equipo de arquitectos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Chipperfield somete a Arousa norte y O Son al dictamen arquitectónico