Los gobiernos barbanzanos se rebelan contra los pagos a la SGAE

Las cartas de disconformidad y la devolución de facturas están a la orden del día

Autores incluso quiere cobrar en O Son por actuaciones de Suevia, cuyos temas son propios.
Autores incluso quiere cobrar en O Son por actuaciones de Suevia, cuyos temas son propios.

Ribeira / la voz

Hay unanimidad entre los alcaldes barbanzanos, independientemente del color político: los recibos que llegan a sus concellos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) son un «abuso». Y buena parte de ellos han optado por plantarles cara a través de distintas fórmulas. El más radical de todos es, probablemente, el regidor de Carnota, Ramón Noceda, que no se corta al afirmar que él, directamente, se niega a pagar. Otros, más protocolarios, optan por el regateo administrativo.

En los últimos días, el Concello de O Son recibió cuatro o cinco facturas de la SGAE y el mandatario, Luis Oujo, indica que se ha dado la orden de devolverlas. Explica que se pretendía cobrar, por ejemplo, por un festival que hicieron en la casa de cultura los niños de un colegio para obtener fondos para su excursión de fin de curso, o por las actuaciones de grupos de gaitas como Suevia, cuyos miembros componen las canciones interpretadas. Según el alcalde, al año, salen de las arcas municipales sonenses entre 4.000 y 5.000 euros por las actividades que organiza el Concello, cantidad que no incluye las fiestas parroquiales, al correr a cargo de las comisiones vecinales.

El regidor rianxeiro, Adolfo Muíños, presentaba la semana pasada entre los gastos extrajudiciales reconocidos en el pleno una factura de 600 euros pendiente de pagar a la SGAE. No obstante, el alcalde nacionalista reconoce que no perciben todo lo que piden: «Hai gastos que se nos pretende imputar e se fai unha contraproposta». Es el caso de los festivales benéficos, por los que ya han presentado cartas de disconformidad, justificando que «non se dá por válida a estimación», porque ni siquiera se cobraba entrada. Tampoco comulga con el pago por melodías tradicionales o de músicos no afiliados a la SGAE.

 

Demandan desde el 2009 a hoy

Otro Concello que se ha encontrado recientemente con un requerimiento de la SGAE es el de A Pobra, al que le llegaron en estos días, de golpe, un recital de recibos que van desde el 2009 hasta este último año. En total, se reclama a la Administración local barbanzana cerca de 1.600 euros y «pasan facturas sobre actos nos que o Concello non tivo nada que ver coa súa organización», como en el caso de celebraciones que recaen sobre comisiones de fiestas, según afirmó Xosé Lois Piñeiro.

El regidor pobrense valora una posibilidad distinta a las planteadas hasta ahora y es la de firmar un convenio con la SGAE para fijar una tarifa fija al año, lo que permitiría tener una previsión de gasto en los presupuestos.

¿Y qué hizo el ejecutivo boirense, que estaba pagando al año más de 6.000 euros de media? En el 2014 se liberó de los gastos por fiestas (suponían casi dos tercios del total) mediante la contratación de los festejos vía licitación, con lo cual la empresa adjudicataria corre con los costes.

 

Pagadores a disgusto

También hay los que se dieron por vencidos. «Pagamos por todo: festas, teatro, incluso polas actuacións das asociacións de veciños», dice el alcalde de Outes a regañadientes. Lo intentó con cartas, presentándose en directo, por teléfono... pero «xa desistimos de reclamar, porque despois nos vén con recargo», admite Carlos López Crespo. Y, en la lista de pagadores y cumplidores, están los concellos de Noia (que desembolsa unos 15.000 euros, 8.000 solo por el San Marcos) y Ribeira, que también cumple religiosamente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los gobiernos barbanzanos se rebelan contra los pagos a la SGAE