El Seprona rescata a 15 vacas desatendidas en varios prados y una cuadra de Boiro

Las denuncias presentadas en la Fiscalía y la Guardia Civil por Vox Ánima fueron clave


RIBEIRA / LA VOZ

Las denuncias presentadas en la última semana por el colectivo animalista barbanzano Vox Ánima han dado pie a la localización, en la parroquia boirense de Abanqueiro, de quince vacas en un estado de «abandono absoluto». Según se recoge en la denuncia estaban repartidas entre dos prados y las cuadras de la vivienda de su propietario sin las condiciones mínimas que se requieren para poseer estos animales. Con lo que sí cuenta el ganado es con la documentación en regla y las pertinentes identificaciones, según figura en la citada documentación. Voz Ánima, además, está a la espera de que el Juzgado número 2 de Ribeira, que instruye este posible caso maltrato animal, decida si las reses son trasladadas a un santuario de Santiago para ser atendidas debidamente.

El Seprona, explican en Vox Ánima, se desplazó en el día de ayer a la citada vivienda de Boiro para proceder al decomiso cautelar de los animales, que presentaban signos evidentes de desnutrición. Además, las vacas que estaban en las cuadras de la vivienda no podían tumbarse para dormir debido a la gran cantidad de purín (alcanzaba medio metro de altura), y tampoco contaban con un espacio suficiente para moverse mínimamente. Las mismas fuentes consultadas explicaron que este ganado también carecía de agua y comida.

La investigación comenzó hace un mes gracias al aviso de un vecino al colectivo Vox Ánima que alertaba de la presencia de una vaca atada a una pica, a través de una soga, sin alimento ni agua. El mismo vecino explicaba que el animal podía pasar varios días en esas condiciones. En ese momento, varios integrantes del citado grupo animalista iniciaron un seguimiento de semanas que permitió la localización de otros ejemplares en un prado próximo en el que, parece ser, malvivían en las mismas condiciones. Además, las sogas que rodeaban sus cabezas les habían provocado heridas profundas. El problema es que, al cicatrizar, la piel que iba naciendo se adhería al cordel y esto provocaba gran dolor a las reses.

Comprobación «in situ»

El siguiente paso que dio este colectivo animalista fue denunciar los hechos ante la Fiscalía de Ribeira. A medida que las pruebas se acumulaban, Vox Ánima presentó una nueva denuncia, esta vez ante el Seprona, que inició su propia investigación dada la contundencia de las pruebas gráficas entregadas. El trabajo de los agentes, que contaron con la ayuda de los denunciantes desde el principio, permitió ratificar algunos de los puntos recogidos en las denuncias, como que los animales podían pasar varios días seguidos a la intemperie, tanto si hacía calor como si hacía frío, y sin tener ningún espacio cercano para resguardarse.

Hay que decir que las fuentes oficiales consultadas dentro de la Guardia Civil no quisieron confirmar ninguno de estos hechos, y se limitaron a no dar explicaciones. Lo que parece claro es que habrá que esperar a la semana que viene para saber qué interpretación hace del informe el titular del Juzgado Número 2 de Ribeira, que instruye las diligencias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El Seprona rescata a 15 vacas desatendidas en varios prados y una cuadra de Boiro