Vegetación convertida en patrimonio

El catálogo de árboles singulares solo incluye unas araucarias de Noia, pero medio centenar de especies podrían entrar


En el Catálogo Galego de Árbores Senlleiras de la Xunta únicamente figuran, de la comarca y su zona, unas araucarias ubicadas en la denominada Casa do Marqués de Noia y que, según explicó una persona residente en la propiedad, fueron plantadas por el padre del marqués hace unos 150 años. El hecho de que solo aparezcan estos ejemplares se debe a que la incorporación, o no, al registro obedece en ocasiones a causas meramente subjetivas o a un propósito de no ampliar en exceso la relación para no desvirtuarlo. De hecho, el decreto que regula la inclusión fija como características extraordinarias, o destacables de aquellos árboles susceptibles de aparecer, algunas fácilmente constatables como el tamaño o la edad, junto a otras que no lo son tanto, como la belleza, la rareza o la significación histórica y cultural.

El hecho de figurar en el catálogo implica mayor protección para el árbol y para su entorno. Incluso, los propietarios de la planta tendrán derecho a ayudas oficiales para su cuidado. Del mismo modo, las iniciativas que se lleven a cabo en las inmediaciones del ejemplar catalogado, y que potencialmente puedan afectarle, deberán contar con una autorización del Gobierno gallego.

Las propuestas

En estos años, varios han sido los intentos por incorporar ejemplares. El guarda forestal noiés Antonio Veiras propuso incluir el grupo de alcornoques que hay en San Mamede, junto a la capilla de San Lourenzo de Tállara, los magnolios situados junto al busto de Felipe de Castro, en la Alameda noiesa, ya que tienen una copa que supera los 20 centímetros, y, en este mismo espacio protegido, la fila central de palmeras canarias.

Desde Mazaricos citan la devesa de Anllares, la más occidental de Europa y uno de los bosques atlánticos mejor conservados. En la entidad Monte Pindo de Carnota señalan que el carballo enano, una especie singular del macizo, también merece ser tenido en consideración porque este es el único lugar de Galicia en el que se da. Según la información recabada, al menos medio centenar de ejemplares de la zona podrían incorporarse al catálogo. 

Un carballo en Mazaricos y un freixo en Carnota, nuevos candidatos

Dos nuevos candidatos aspiran a incorporarse al catálogo. Se trata de un freixo localizado en Lariño, Carnota, por el edil Iván Franco tras hablar con los vecinos y cuyo perímetro supera los cuatro metros. Franco indica que, por lo que ha podido ver en el registro de la Xunta, podría tratarse del segundo más grande de Galicia. Asimismo, en el Concello mazaricano pedirán la inclusión de un carballo centenario que se encuentra en el núcleo de San Cosme de Antes. Además de su antigüedad, tiene como particularidad que resiste frente a la adversidad. Se da la circunstancia de que hace años un rayó le ocasionó importantes daños, pero el ejemplar se mantiene en pie haciendo gala de su nombre de roble.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Vegetación convertida en patrimonio