La desocupación del castro de A Cidade suscita el interés de los investigadores


Los resultados de la segunda campaña en el castro de A Cidade han sido tan espectaculares como los de la primera y el regidor, Manuel Ruiz, dado el interés vecinal que despierta este yacimiento y todas las sorpresas que se esconden bajo tierra en su amplio territorio, confirmó que los trabajos de investigación proseguirán y que ya está buscando nuevas vías de financiación. Uno de los aspectos más destacables de A Cidade es su antigüedad, ya que las pruebas del carbono catorce han confirmado que permaneció activo entre los siglos VII y V antes de Cristo. Sin embargo, otra cuestión que ha llamado la atención del equipo dirigido por Miguel Ángel Vidal es que, por los datos obtenidos hasta ahora solo estuvo ocupado unos 200 años y, en pleno auge se despobló.

Esta circunstancia abre nuevas y múltiples preguntas a los investigadores. Por ahora, según explicó Miguel Ángel Vidal, lo que sí ha logrado determinarse es que no fue un despoblamiento repentino, ya que sus moradores dejaron pocos objetos.

Cerámicas propias

Los trabajos desarrollados hasta la fecha también han posibilitado caracterizar la forma de diversas piezas de cerámica encontradas en el lugar, que son específicas del asentamiento. Entre las que más se repiten figuran las morfologías globulares y los perfiles carenados.

En cuanto a la actividad en el poblado, el equipo recogió muestras de simientes, como trigo, mijo y cebada, lo que demuestra que había cultivos, y también se detectaron elementos de aprovechamiento forestal. Es decir, que se empleaba la madera tanto para hacer las cabañas, cuyos techos serían un entramado de xestas con madera, como para calentarse. También se detectaron árboles de aprovechamiento frutícola.

Otro hecho que parece haberse corroborado al analizar los restos recuperados en esta segunda intervención, es que los habitantes de A Cidade tuvieron contactos con el mundo Mediterráneo. En la primera excavación, los arqueólogos localizaron unos cuchillos afalcatados y, en esta, se hallaron unos adornos, lo que, explicó Miguel Ángel Vidal, pone de manifiesto un gusto por la estética muy propio del Mediterráneo.

Con todos estos datos y lo que todavía se esconde, la apuesta del Concello por seguir es clara.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La desocupación del castro de A Cidade suscita el interés de los investigadores