«La gente no está concienciada para pagar por ir a caminar por el monte»

Destaca la importancia de participar en rutas organizadas para disponer de los seguros necesarios

Gandarela en la cima del monte San Lois, uno de sus parajes preferidos de Barbanza.
Gandarela en la cima del monte San Lois, uno de sus parajes preferidos de Barbanza.

ribeira / la voz

Hoy es habitual ver batallones de personas recorriendo costa y montaña con el único objetivo de caminar disfrutando de buenas vistas. Las quedadas para caminar varias horas se han hecho habituales y han motivado la proliferación de asociaciones. Pero hace años, la palabra senderismo era una gran desconocida, incluso en territorios tan apropiados para su práctica como el barbanzano. Pese a ello, el noiés Sindo Gandarela ya gustaba de perderse por el monte. Probó la experiencia buscando la cura que no encontró en la medicina y descubrió las bondades de la madre naturaleza. Desde entonces, esta actividad deportiva y lúdica ha sido su leitmotiv. Tanto, que quiso compartir su afición fundando Galicia Senderismo, una entidad que organiza rutas en toda la comunidad.

-¿Cómo le picó el gusanillo del senderismo?

-Puede decirse que empecé a caminar de pequeño, por los montes de Monforte, de donde era mi padre. La vida siguió y siempre mantuve contacto con el deporte, llegando incluso a correr maratones. Hasta que un problema personal me llevó de nuevo a caminar. Fue hace 16 años. Fundé Galicia Senderismo para matar el tiempo, pero la idea despertó mucho interés. Hoy nuestra página de Facebook tiene 19.000 seguidores.

-¿Cómo una afición acaba dando paso a una asociación de ámbito autonómico?

-La asociación empezó a cobrar forma en el 2010. Yo sufrí durante años un problema que me dejó fuera de la sociedad y, como el senderismo me ayudó, quise compartir la terapia con otras personas. A mayores, mi objetivo es reunir a personas con una afición común.

-¿Qué le lleva a hablar del senderismo como terapia?

-Está demostrado que el contacto con la naturaleza imprime fuerza y que el cansancio provocado por la actividad supone una cura, tanto física como emocional. El senderismo reduce los niveles de ansiedad y estrés tan propios de la sociedad moderna. Desde Galicia Senderismo aumentamos, si cabe, el poder de algunas rutas completándolas con ejercicios de relajación, actividades de meditación e incluso conciertos.

-Organizan una e incluso dos rutas por semana. ¿No supone un gran esfuerzo?

-Pues lo cierto es que sí, puesto que detrás de cada quedada hay muchas horas de trabajo. Yo voy una semana antes de que tenga lugar la ruta a inspeccionar el terreno, a marcar los lugares para las paradas técnicas, teniendo en cuenta detalles como que los participantes coman en un lugar con vistas.

-Y, claro, todo eso conlleva unos gastos...

-Sí, pero los principales gastos que generan las rutas son los seguros. Nosotros tenemos tanto póliza de responsabilidad civil como seguro de accidentes. Lo que ocurre es que todavía no se le concede a asociaciones como la nuestra el valor que tienen. La gente no está concienciada para pagar por ir a caminar por el monte y luego, pasa lo que pasa.

-¿Fue ese riesgo el que le llevó a fundar la asociación?

-Sí, porque yo mismo, sin saberlo, asumí una gran responsabilidad en el pasado. Buscaba itinerarios y ejercía de guía para grupos de amigos, sin ser consciente del riesgo que corría porque, en caso de accidente, alguien tiene que asumir el coste de los equipos de emergencias.

-¿Lleva cuenta del número de rutas que ha realizado?

-Imposible, pero serán unas 250. Durante todo este tiempo he recorrido Galicia e cabo a rabo.

-¿Cuál es el paraíso del senderismo en Galicia?

-Pregunta complicada. A nivel de litoral me quedo con la Costa Ártabra. En lo que a la montaña se refiere, la lista aumenta: O Courel, Os Ancares, As Fragas do Eume, la Ribeira Sacra... Reconozco que una de mis rutas preferidas es la de A Marronda, en el municipio de Baleira (Lugo).

-Alguna habrá en Barbanza, su tierra, que le haya enganchado...

-Por supuesto, Barbanza es mi lugar de entrenamiento. Para la puesta a punto recurro a la sierra, desde el río Pedras hasta el monte San Lois, sin olvidarme claro está del Olimpo Celta.

-¿Cree que Galicia no ha sabido explotar todavía su potencial en materia de senderismo?

-Los concellos le conceden cada vez más importancia al senderismo como recurso turístico, pero en muchas zonas queda todavía trabajo por hacer. Un buen ejemplo en este sentido es la Ruta dos Faros, que funciona con éxito en A Costa da Morte.

-Hay potencial y hay demanda, ¿cuál es entonces el problema?

-El minifundismo provoca en Galicia que mancomunidades y agrupaciones de empresarios nunca lleguen a cuajar. En ocasiones es complicado poner a la gente de acuerdo para explotar una misma iniciativa. Por fortuna, existe cada vez mayor conciencia de la necesidad de potenciar turísticamente el senderismo y puede que a medio plazo veamos los resultados.

-Aunque el ámbito de actuación de la asociación es Galicia, ¿se han movido por otros territorios?

-Sí, con frecuencia vamos a Portugal y Asturias e invitamos a aficionados de ambos lugares a que vengan a Galicia. Si tuviera que destacar una ruta fuera de la comunidad me quedaría con la Senda del Cartero, en el parque natural de Ponga (Asturias), un itinerario durísimo.

-¿A dónde le gustaría dirigir sus pasos?

-Tengo la ilusión de, algún día, practicar senderismo por Irlanda. También me gustaría caminar por Marruecos con nieve.

Sindo gandarela presidente de galicia senderismo

«El senderismo reduce los niveles de ansiedad y estrés tan propios de la sociedad moderna»

«Existe cada vez mayor conciencia de la necesidad de potenciar el senderismo»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«La gente no está concienciada para pagar por ir a caminar por el monte»