La red 4G creció en los cascos urbanos, pero todavía es inexistente en el rural

Ribeira lidera la implantación de esta clase de cobertura móvil en el área barbanzana


ribeira / la voz

A diferencia de sus predecesoras, el modelo de cobertura de telefonía móvil 4G se basa en la combinación de las redes de cable con las inalámbricas, con la característica de que se establece un rango de velocidades de entre 100 megabits por segundo en movimiento y 1 gigabit en reposo. La implantación de este sistema ha sido progresiva durante los últimos años en las principales ciudades de toda España, llegando en el último período anual al conjunto de concellos de las comarcas de Barbanza, Noia y Muros. No obstante, su extensión en la zona ha sido asimétrica, priorizando los cascos urbanos y desplazando a las zonas descentralizadas, con el foco en el área rural. En la actualidad, Ribeira, Muros y Boiro ofrecen los mayores niveles de implantación. Por su parte, los municipios de Outes, Mazaricos y Carnota son de menor extensión, según datos del Ministerio de Industria.

Es necesario señalar que incluso dentro de ese liderato, la cobertura no es homogénea. El concello ribeirense presenta dos grandes núcleos ubicados en toda la línea del Malecón, extendiéndose hacia el interior hasta Cubeliños y Frións, y a lo largo del paseo de As Carolinas y Coroso. También destaca la presencia de 4G en el polígono de Xarás y en parroquias como Aguiño, en la calle Castelao; Palmeira, en el barrio de Insuela; Corrubedo, en la margen portuaria, Oleiros, solo en el hospital comarcal, y Espiñeirido con índices deficientes.

Disparidad en Muros

El caso de Muros es similar, dibujando una línea en torno al casco histórico y el puerto, siguiendo con mayor dispersión el tramo de la carretera hacia A Virxe do Camiño. Así mismo, llega a partes más lejanas como los núcleos Acea, Portugalete y Valdexería. A su vez, San Francisco y Louro también están cubiertas, pero con menor calidad de señal. Después cuenta con leves puntos, como el de la calle Rueiro Creo, en Esteiro.

Por otro lado, en Boiro se disponen dos grandes superficies de cobertura, comprendidas en el centro a su paso por el inicio de la calle Principal desde Praia Xardín, Pablo Iglesias, Cruceiro y las inmediaciones de la casa consistorial. La restante se focalizaría en la avenida de Barraña y ubicaciones difusas por el paseo. De la implantación se ha visto beneficiado el parque empresarial de Espiñeira.

Menores ratios

La villa noiesa se caracteriza por la alternancia índices de cobertura con altos y bajos en el casco histórico y en las proximidades del instituto Campo de San Alberto. La entrada al barrio de San Lázaro dispone de esta red también. Cabe mencionar lugares con velocidades lentas, como Bergondo, Vista Alegre y Orro.

En la misma situación está el término de Porto do Son con la centralización en el Concello, la subida hasta la Atalaia y el paseo del puerto a esta. A estos grandes focos se suman otros, considerablemente menores, en O Pozo, A Silva, Goiáns y el propio centro de Portosín, junto al Club Náutico y el área de Miñortos.

Dos grandes localidades llaman la atención, ya que en A Pobra y Rianxo solo se ha desplegado en franjas disgregadas por sus centros urbanos y puertos. A mayores, el término pobrense posee adecuados ratios en el polígono de A Tomada y en el área de Entrerríos.

Outes, Carnota y Mazaricos carecen prácticamente de red 4G, siendo mayor en el primero, en la calle Rosaleda y en O Freixo. Lousame se lleva los peores datos al no poseerla en su totalidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La red 4G creció en los cascos urbanos, pero todavía es inexistente en el rural