La investigadora que hace temblar al párkinson 

El artículo que da pie a su tesis doctoral ha sido galardonado por una revista científica estadounidense


La población, entendida bajo un concepto de colectividad, realiza día a día pequeñas proezas. Véase el ejemplo de un médico salvando la vida de una persona. Pero es un reducido conjunto de individuos el que puede llegar a cambiar el mundo. Pues será un equipo de investigadores sanitarios el que descubrirá la cura contra el cáncer. La magnitud del papel de cada una de estas dos partes está ligada al rango del alcance de su obra.

Helena Fernández Lago (Palmeira, 1989) tenía dudas acerca de cuál podría ser su futura profesión idónea. Por ello, cuando se acercaba el examen de selectividad, acudió junto a un familiar a la clínica de fisioterapia en la que trabaja. Allí le sorprendió cómo se podía tratar a un paciente sin necesidad de emplear medicación. Solo con las manos. Desde aquella visita decidió que la función suya sería la de ayudar a la gente.

Luchar en el laboratorio

Lo que no sabía esta joven ribeirense de 26 años es que no emplearía sus extremidades tal y como acababa de ver. Muy lejos de Galicia, concretamente en la capital californiana de Sacramento, el pasado viernes, un galardón se quedaba sin el tacto necesario para recogerlo ante seis asientos vacíos. Al otro lado del mapa, esos dedos seguían tecleando incansables.

Ese premio pertenece a Helena Fernández y al grupo de especialistas que elaboraron un estudio puntero sobre la enfermedad de párkinson, aunando fisioterapia y neurociencia. Fue elegido por la revista de psicología estadounidense AJPM&R como mejor artículo del 2015 en este ámbito.

Esta investigación formará parte de la tesis doctoral de Fernández, cuando dos trabajos pendientes de darse a conocer ante la comunidad científica sean publicados: «Se basa en la rehabilitación de la marcha en esta enfermedad neurodegenerativa; el objetivo de la fisioterapia aquí es el de maximizar las capacidades funcionales del paciente».

Han estado indagando sobre el hecho, aún no esclarecido, de que varias semanas de entrenamiento sobre una cinta de correr producen una mejoría en el ritmo de la marcha y la longitud de la zancada, que están afectados por este trastorno. Intentan descubrir los mecanismos neurofisiológicos que subyacen a dichas mejoras y el potencial terapéutico que podría tener, como la reducción de los temblores.

«Seguimos varias líneas, combinamos los efectos del tapiz rodante con distintas modalidades de estimulación cerebral no invasiva», explica sobre las técnicas que usaron mediante la implantación quirúrgica de electrodos con corrientes eléctricas de baja intensidad, casi imperceptibles. Tras un minucioso período de recogida de muestras y la fase experimental de pruebas, el proyecto final se presentará este año.

Un bien mayor

Para entender el giro académico que dio Helena Fernández hay que remontarse a cuatro años atrás, cuando acabó la diplomatura en Fisioterapia por la Universidade de A Coruña (UdC) y sintió la necesidad de seguir formándose, accediendo al grado y posteriormente al máster en neurociencia. Así contactó con equipos de investigación hasta caer en el Control Motor Group, localizado en la facultad de INEF dependiente de la UdC.

En la actualidad, desde este centro coruñés preparan un nuevo proyecto que también está enfocado en el párkinson, pero que abordará los aspectos cognitivos de la memoria o la atención. «Lo cierto es cada vez se sabe más de esta enfermedad, que hace años impactaba cuando era diagnosticada», puntualizó esperanzadoramente la investigadora.

Después de una estancia predoctoral de tres meses en Copenhague, que tuvo lugar el año pasado, pudo analizar de primera mano las instalaciones danesas y las herramientas tecnológicas de las que disponen para su estudio basado también en el tapiz rodante, pero con afectados por parálisis cerebral. Siempre ha disfrutado de becas, aunque reconoció que existe escasez de recursos en España.

Se preguntarán qué queda de aquella chica ilusionada al traspasar la puerta de la clínica de fisioterapia. Finalmente comprendió que a veces es necesario cometer el sacrificio de no poder ayudar a personas cada día, con el sueño de erradicar esta lacra para toda la humanidad. 

La importancia del deporte:

Fernández practicó desde baile gallego a tenis. Ahora acaba de fichar por el Arcade Inforhouse Santiago de triatlón, aunque siempre había pertenecido al Club Triatlón Ribeira hasta este año, ya que se cambió para tener la posibilidad de competir con un equipo femenino.

Trabajo de Fin de Grado:

Su estudio trató sobre neuronas en espejo y cómo la imaginación de un acto motor incide en personas con miembros amputados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

La investigadora que hace temblar al párkinson