El Concello de Ribeira diseñará su propio modelo de gestión turística

Ruiz explicó en el pleno que presentará a los grupos una propuesta para crear un patronato con una gerencia que profesionalice los proyectos a realizar


ribeira / La voz

Por si el pleno del lunes en Ribeira no hubiera sido ya bastante denso en cuanto a contenidos, el alcalde, Manuel Ruiz, puso la guinda: «Propoñerei un modelo propio de xestión turística que pode ir coordinado co de Arousa Norte. Non se pode ter unha mancomunidade que só ten unha finalidade turística e que os concellos aporten unicamente 30.000 euros. O que gasta a mancomunidade en turismo pódeo investir Ribeira soa». Esta rotunda intervención, que culminó con el anuncio, por parte de Ruiz Rivas, de que presentará a los grupos una propuesta para crear un patronato con una gerencia que permita profesionalizar los proyectos, comenzó con una iniciativa de IPR para potenciar el turismo en el municipio.

La portavoz Rosa García Pose afirmó: «Eu pretendo vender Ribeira fóra de Galicia» y, por lo que se vio, ese es un camino que comparten todos los grupos políticos. Es más, Ruiz Rivas ya tiene, al menos en su cabeza, hasta el diseño de un posible estand, que incluiría una maqueta del faro de Corrubedo iluminado.

El alcalde reconoció que al municipio le queda un largo camino por andar en materia turística y señaló que los datos de las oficinas de información ponen de manifiesto que hay un aumento del número de personas que acuden al término en verano, pero recalcó que eso no se traduce en la apertura de nuevos establecimientos hosteleros ni en la creación de empleo.

Falta oferta de ocio

De igual forma que considera escaso el dinero que Arousa Norte dedica al turismo porque, concretó, «creo que o resto dos concellos non teñen a mesma capacidade para mollarse», también considera que a Ribeira le falta oferta en materia de ocio para conseguir que los visitantes se queden aquí en lugar de regresar, por ejemplo a Santiago.

Hasta ese momento, en la sesión se habían debatido y aprobado otros asuntos de gran calado social, como el reglamento de participación ciudadana, aprobado por todos los grupos, que coincidieron en señalar que debe ir puliéndose.

El documento regula las relaciones entre Concello y ciudadanos y, aparte de las propias enmiendas que hagan los partidos -PSOE y BNG anunciaron que lo harán- también los vecinos podrán presentarlas durante el mes de exposición pública.

Ordenanza de inclusión social

También se aprobó inicialmente la ordenanza de inclusión social, que incluye aspectos como una renta municipal de carácter social o la tarjeta monedero, para familias sin recursos.

A una interpelación del BNG sobre la necesidad de consignar fondos, Ruiz aseguró: «Ningunha persoa quedará sen atender por falta de recursos».

El inédito gobierno de los 21 concejales

Algunos ediles recién llegados a la corporación ribeirense calificaron de maratoniana la sesión del lunes e, incluso, se votaron dos enmiendas de Ciudadanos, que no prosperaron, para dejar sobre la mesa un par de puntos. Los más curtidos saben que los plenos de Ribeira se caracterizan históricamente por tener órdenes del día kilométricas y por debates que se prolongan hasta la media noche. Lo que sí es novedad es que en el momento de levantarse la sesión se hayan votado el 99% de los puntos, como sucedió el lunes. Más novedoso es todavía que la unanimidad sea la tónica general en las votaciones y mucho más teniendo en cuenta que el ejecutivo gobierna en minoría.

Visto lo sucedido en la sesión, puede decirse que el de Ribeira es el gobierno de los 21, donde unos y otros ponen su grano de arena para que el Concello funcione, se afronten nuevos proyectos y se dé respuesta a las demandas de la ciudadanía.

Echando la vista atrás

Recordando lo ocurrido en el pleno de organización, que tuvo que convocarse dos veces porque en la primera resultó imposible llegar a un acuerdo sobre salarios y cargos de confianza, pocos podrían pensar que, cien días después, el consenso, a veces de todos y en otras ocasiones de una parte, fuera la nota dominante.

Así, mientras el portavoz de Ciudadanos, Juan José Chouza, tiene serias dudas de que el alcalde pueda conseguir dinero para transformar la antigua discoteca de Hesta Curva en un centro de ocio y formación, el nacionalista Xosé Vázquez Cobas manifiesta su confianza en la capacidad negociadora del regidor y le dice que «se pode conseguir 95 non traia 90». Ni tan siquiera se encienden nacionalistas y socialistas, implicados ahora en el presente y el futuro del gobierno local, cuando la concejala Herminia Pouso les recuerda que durante el gobierno bipartito de la Xunta se ideó un proyecto para trasladar la Unidad Asistencial de Drogodependencias que no pudo materializarse porque pretendía hacerse en unos terrenos que no eran de carácter público.

No hubo pacto de gobierno en el arranque del mandato ribeirense y aunque algunos hablan de inexistentes pactos entre la oposición, lo cierto es que parece que todos están unidos por el gobierno y la responsabilidad que ello implican.

Luz verde a la investigación sobre la titularidad de las pistas de Samil

Los ediles dieron luz verde a la apertura de un expediente de investigación, por parte del Concello, sobre la propiedad de las pistas de Samil, en Corrubedo. Una inmobiliaria de Burgos asegura que los terrenos son suyos e incluso los tiene registrados en el catastro. Sin embargo, la Administración local sostiene que le pertenecen y, de hecho, este bien figura inventariado.

Asimismo, se acordó, en este caso con la abstención de Ciudadanos y PSOE, iniciar el proceso para recuperar un terreno en Aguiño que fue dado al Concello en pago por una deuda.

Las pensiones noruegas. Al igual que hizo el Parlamento gallego y a iniciativa de BNG y PSOE, la corporación aprobó reclamar la adopción de medidas para que se abone a los marineros que trabajaron en barcos con bandera de Noruega la pensión que les corresponde.

Accesos al cementerio. A raíz de una propuesta del socialista Antonio García para mejorar la accesibilidad en el cementerio, el Concello habilitará una rampa por la puerta de entrada lateral.

Desafectación de un vial. El Concello reclamará la desafectación de un vial municipal en la zona de Xarás que quedó incluido como terreno de la autovía y ahora es de la Xunta.

El BNG echa cuentas e indica que la tasa que abonarán los placeros es insuficiente para cubrir costes

Pese a que la edila de Facenda, Herminia Pouso, aseguró que en los años que lleva como concejala «non recordo unha redución de impostos como a que traemos hoxe aquí», la oposición consideró escasa la rebaja, refiriéndose de manera especial a la que afecta al impuesto de circulación. Aunque la mayoría de las tasas se congelan y otras se rebajan, algunas suben, como la que deberán abonar los placeros que ahora están en la carpa cuando se trasladen al nuevo mercado. Basándose en los datos económicos, el portavoz del BNG, Xosé Vázquez Cobas, valoró el incremento y señaló que con lo que va a recaudarse habrá un déficit de 2.500 euros, que tendrán que asumir las arcas municipales.

Vázquez Cobas recalcó: «Eu comprendo que pasar de abonar 12 euros ao mes a 100 é duro, pero a min paréceme que a tasa é bastante razoable». Asimismo, reclamó la colaboración de los placeros para «ter a mellor praza da bisbarra».

Valores catastrales

Asimismo, las críticas de los nacionalistas sobre las subidas que el ejecutivo aplicó en los años de crisis sirvieron para que Ruiz adelantase que si las cuentas municipales siguen la buena tendencia actual, el Concello reducirá más la presión fiscal.

Dado que el portavoz de Ciudadanos, Juan José Chouza, se había referido en su intervención al «catastrazo», el alcalde manifestó que se intentará desactualizar la ponencia de valores existente, con el fin de que pueda reducirse del 0,8 actual.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Concello de Ribeira diseñará su propio modelo de gestión turística