Ribeira / la voz

Los cambios realizados en la gala de los Dolmen de Ouro por la Federación de Empresarios de Barbanza (FEB) fueron aplaudidos una vez más. Aunque nunca sea sencillo realizarlos, ayer se volvió a demostrar que la decisión tomada el año pasado fue la correcta. Los 200 asistentes se encontraron ante un espectáculo dinámico, divertido y lleno de emotividad. La 27 edición mantuvo el alto nivel que logró su predecesora y el respetable volvió a disfrutar y aplaudir la gran noche del empresariado barbanzano.

La velada comenzó con una música soul muy tranquila y agradable, que convirtió la espera en una parte más de la gala. Los causantes fueron el grupo ConFussion, que pusieron la banda sonora mientras el respetable llegada al polideportivo a cuentagotas. Mientras no comenzaba el acto, los asistentes se entretuvieron con la espectacular decoración marinera que transformó por completo el pabellón. No faltaron selfies y fotografías en la entrada, donde se instalaron, como en la famosa ladera de Hollywood, unas grandes letras que gritaban la palabra Dolmen.

La presentadora Belén Xestal se encargó de pedir al respetable que tomase asiento: la gala estaba a punto de comenzar. El primero en tomar la palabra fue el presidente de la Asociación Rianxeira de Empresarios, Alfonso Castro, que recordó que los caminos más complicados siempre esconden una parte de felicidad. Al terminar su discurso, Xestal recuperó la palabra y presentó a un jurado que tuvo en Ernesto Saénz de Buruaga a su portavoz.

El comité de expertos decidió que: Confitería Dominga se llevase el dolmen en la modalidad de Empresa Familiar, Infonova en Implantación de I+D+i, Fesba en el apartado de Innovación, Aldea os Muíños en Promoción Turística y por último, Sistemas Eficientes Ecofogar en Iniciativa Emprendedora. Al concluir la entrega de las cinco estatuillas comenzaron las sorpresas. Belén Xestal anunció el primer premio honorífico de la noche, que el presidente de la FEB, José Ramón Romero, entregó a la asociación Cogami. El motivo esgrimido no era otro que el gran trabajo realizado por la entidad a la hora de pelear por los derechos de las personas con algún tipo de discapacidad.

La ausencia de una rampa para sillas de ruedas, obligó al presidente de la FEB a entregarle el distintivo a su homólogo de Cogami, Anxo Queiruga, a los pies del escenario. La patronal barbanzana pidió disculpas públicamente, explicó que se trató de un descuido y aseguró que no volverá a pasar en ningún acto organizado por ellos. El segundo homenajeado de la noche fue Manuel Tomé, del que destacaron el trabajo que lleva haciendo durante toda su vida en la FEB.

Networking, música y cena

Tras los discursos del alcalde rianxeiro, Adolfo Muiños, y del conselleiro Francisco Conde, la gala se cerró con los nominados y premiados subidos al escenario y ovacionados por el público. Fue ahí cuando arrancó la cena-cóctel servida por In9 Eventos. Al igual que en el pasado año, se rompieron los tópicas de las cenas empresariales. Mesas altas y un gran espacio permitieron a los comensales charlar con todas las personas que se congregaron en el pabellón.

El objetivo no era otro que potenciar el contacto entre los empresarios. Mientras los presentes degustaban espectaculares delicias, el grupo Rockolas recuperaba la música española de los 80. La conjunción fue perfecta: buen ambiente, buena música y una noche mágica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los Dolmen demuestran su fuerza