De cómo los peces no pueden ni deben serlo todo

la voz

Muros tuvo, y tiene aún, un auge pesquero importante. Pero el sector no atraviesa su mejor momento. Personas que tienen bien tomado el pulso a la economía municipal recordaban cómo en su día se luchó, incluso con huelga incluida, para que en el municipio se pudiesen estudiar ciclos formativos marítimo-pesqueros. Eran épocas doradas para los barcos, sobre todo para la bajura. Sin embargo, muy poco tiempo después, esas enseñanzas se clausuraron por falta de alumnos. En tiempo récord, la pesca había pasado de ser una oportunidad a una debilidad. Ya no había trabajo en ella, cuestión que aún colea. El problema es que Muros sigue teniendo una gran dependencia del sector pesquero. Analicemos cómo están las cosas.

¿Dentro de la economía del mar, qué sector es importante en Muros?

Lo bueno de la economía muradana es que, dentro de su dependencia del mar, está bastante diversificada. Hay bateas, marisqueo, pesca, una conservera. E incluso está en la vanguardia de la acuicultura con la granja de oreja de mar de Tal.

¿Cómo está el panorama empresarial tras la crisis, hubo muchas bajas ?

La respuesta, claramente, es no. Muros no tenía antes de la recesión grandes empresas y ahora tampoco, pero las pequeñas lograron, en su gran mayoría, sobrevivir a la crisis económica. Eso sí, puede que muchas sigan adelante con menos plantilla, de ahí que el paro aumentase en los últimos años.

¿Hay algún sector del que se puede sacar petróleo?

Claramente, del turismo. Muros tiene todos los condicionantes favorables para poder hacer del turismo una gran baza económica. Es más, podría sacarle rentabilidad todo el año, porque en la localidad paran todo el invierno decenas de excursiones de pensionistas que van camino de Fisterra u otros lugares. Además, por su localización, el puerto deportivo es uno de los que tienen más tráfico de barcos en tránsito, es decir, de embarcaciones de paso.

¿El comercio también tiene fuerza?

Hay un comercio local con tradición, que va tirando hacia adelante. Pero la cercanía con Noia hace que muchos vecinos deriven sus compras hacia esta villa, donde el comercio es toda una potencia desde tiempos pretéritos, o que cojan el coche y directamente se marchen a Santiago o A Coruña. La hostelería sí tiene un poco más de tirón, tanto en el casco urbano como en los puntos de importancia costera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

De cómo los peces no pueden ni deben serlo todo