El convenio de Piñeiro con Viaqua fue rechazado dos veces por intervención

Javier Romero Doniz
JAVIER ROMERO RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Informes de funcionarios diferentes discutieron la conveniencia del acuerdo firmado por el exalcalde socialista de Rianxo con la concesionaria del agua

03 may 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Bastaba con ver las caras de algunos responsables políticos de Rianxo, en el pleno del jueves por la noche, para darse cuenta de que el convenio firmado con la empresa concesionaria del servicio de agua, Viaqua, por el exalcalde Pedro Piñeiro sigue levantando ampollas en el seno del equipo de gobierno, en concreto, y en la corporación municipal en general. Dicho convenio obliga a realizar un desembolso de 188.000 euros al año entre el 2011, que fue cuando se firmó, y el 2016, para satisfacer las pérdidas que la empresa, asegura, le genera el servicio. El pleno del jueves sirvió para dejar claras varias cosas: la primera y más importante es que el BNG rechazó el acuerdo desde que lo conoció. La segunda es que, también a toro pasado, dos interventoras municipales rechazaron el convenio de Piñeiro con Viaqua al entender que no estaba justificado.

Las dos funcionarias, que ocuparon el mismo cargo en menos de año y medio, no dudaron en expresar en sendos escritos su disconformidad. La primera lo hizo en un documento firmado el 14 de octubre del 2011 (medio año después de que Piñeiro cerrase el convenio a pocos días de abandonar el cargo) al asegurar que el argumento de Viaqua, que alegaba un desequilibrio económico como consecuencia de la ampliación de la depuradora de Rianxo, no era válido «por non estudar de forma integral tódolos elementos que determinan o equilibrio económico da concesión dos servizos municipais de abastecemento de auga potable a domicilio e saneamento do Concello».

Otro argumento desmontado

En el segundo informe de intervención, fechado el 18 de julio del 2012, la autora insistía, ante los escritos enviados por la concesionaria, «na necesidade de acreditar que o desequilibrio producíase na globalizade da concesión. Tras mencionar varia xurisprudencia que cualifica a reposición do equilibrio económico como unha fórmula excepcional que non debe converterse nunha garantía ordinaria dos intereses do concesionario, estima que a situación económica da concesión non está completamente depurada como para admitir a existencia dun desequilibrio, xa que non debe confundirse equilibrio económico da concesión co equilibrio económico financeiro do concesionario».