El oncólogo Eduardo Díaz-Rubio recogió el premio Ramiro Carregal

El jurado destacó su trabajo en el desarrollo de ensayos clínicos


RIBEIRA / LA VOZ

Eduardo Díaz-Rubio, jefe de Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, se incorporó ayer al selecto club de las personalidades de la medicina agraciadas con el Premio de Investigación Oncológica Ramiro Carregal-Fundación La Rosaleda. Han precedido al veterano doctor figuras internacionales, y Díaz-Rubio no les va a la zaga. Se trata del catedrático de Oncología más antiguo de la universidad española, ya que ejerce en la Complutense.

El acto de entrega se celebró ayer en el Hostal dos Reis Católicos ante una amplia representación institucional, con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, al frente. Fue el empresario de Ribeira, fundador y presidente de Frinsa, el que hizo entrega del premio al homenajeado, quien, en su intervención, destacó la preocupación social que siempre supone el cáncer, lo que atribuye «al impacto epidemiológico y emocional». Eduardo Díaz-Rubio habló de los avances en la cura de la enfermedad y explicó que a pesar de que hoy en día existe una supervivencia global a cinco años de un 65%, queda todavía mucho margen para avanzar, pero la evolución está siendo enorme gracias a la «medicina personalizada, la nueva inmunoterapia y la biopsia líquida», que a juicio del doctor suponen «una nueva era en el tratamiento de la dolencia».

A la hora de conceder el cuarto premio Ramiro Carregal a Eduardo Díaz-Rubio, el jurado, integrado por Pilar Garrido, Juan Viaño, Juan Gestal, Manuel Freire-Garabal y Gerardo Fernández Albor, tuvo en cuenta «la actividad asistencial, de investigación y docente» que lleva a cabo el especialista, así como su constante trabajo a favor del «desarrollo de numerosos ensayos clínicos con citotóxicos y con nuevos fármacos dirigidos frente a dianas específicas moleculares», y otros para individualizar el tratamiento.

El presidente de la Xunta, por su parte, agradeció a Ramiro Carregal su compromiso con la sociedad civil «apoyando a estos médicos y estimulando la investigación con premios como este». Y el empresario animó a todos los que padecen cáncer «a que tengan fe y luchen para curarse», poniéndose a sí mismo como ejemplo, antes de recordar que para vencer a la enfermedad «se necesita la ayuda de todos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El oncólogo Eduardo Díaz-Rubio recogió el premio Ramiro Carregal