El estadio del Camp Nou ya tiene un toque barbanzano

FC BARCELONA

La Peña Barcelonista do Barbanza situó, entre sus objetivos fundacionales, la colocación del escudo de la entidad en la meca de los culés: el estadio del Camp Nou. Ese deseo se hizo realidad el pasado fin de semana, dos días en los que muchos cumplieron el sueño de acudir por primera vez a las instalaciones del Fútbol Club Barcelona. La totalidad de los expedicionarios regresaron con una sonrisa de oreja a oreja, ya que su presencia fue talismán para la entidad que la mañana del domingo, en baloncesto, rompía su racha negativa logrando una brillante victoria frente al líder de la ACB, el Unicaja, y por la noche espantaba fantasmas derrotando al Atlético de Madrid con un gran despliegue de fútbol, ambos triunfos ante los ojos de los barbanzanos.

Al frente de la comitiva viajó el presidente de la peña, Marcelino Sánchez. Y con él, 31 socios, a los que se sumaron otros que se desplazaron por su cuenta, totalizando unas cuarenta personas al amparo de la entidad. El Fútbol Club Barcelona respondió con grandeza al esfuerzo de los de Arousa norte a los que dispensó una recepción en el Espacio Social. Acudieron en representación del club el directivo responsable de peñas, Pau Vilanova, y el de Área Social, Jordi Durà. El primero dio la bienvenida a los gallegos, a los que dijo que aquella era su casa «y nosotros solo los guardianes de lo vuestro». Marcelino Sánchez les entregó una figura de Sargadelos del faro de Corrubedo, y explicó a los catalanes qué representa este punto de la costa de Barbanza, y el valor sentimental que tiene todavía más para la peña, ya que en sus inmediaciones desaparecieron dos socios tragados por el mar, se trata de Santiago Blanco y Antonio Torrado, tripulantes del Paquito Nº Dos. Los directivos se interesaron por el suceso y aprovecharon para hacer expresas sus condolencias a la entidad y a las familias.

Después de la recepción se procedió a la inauguración del escudo, elaborado por Ferrán García, que ha sido instalado en la puerta 91 del estadio. Acudieron al acto los mismos directivos. Además de los barbanzanos, se concentraron decenas de curiosos que fotografiaron tanto el descubrimiento de la placa, por parte de Vilanova y de Sánchez, como la bendición posterior, realizada por este último, quien, para rematar, recordaba que se estaba cumpliendo un objetivo y proclamaba: «¿No queríais la placa en el Camp Nou? Pues ahí la tenéis». A continuación, los peñistas entraron en el estadio para presenciar el partido contra el Atlético de Madrid, mientras que Marcelino Sánchez, a la sazón párroco de Lampón, y Manuel Mayo, párroco de Coristanco y también socio de la peña, tuvieron el privilegio de ver el partido desde el palco presidencial.

Sánchez aprovechó para departir con el presidente del Barça, Josep María Bartomeu, y con el del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, y también para inmortalizar el momento con sendas fotos. El viaje se completó el lunes por la mañana, recorriendo el museo y el estadio del Camp Nou.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El estadio del Camp Nou ya tiene un toque barbanzano