Batidas por mar, tierra y aire tanto en la costa coruñesa como pontevedresa para buscar a Antonio y Santiago

Tras encontrarse ayer el cadáver del patrón del bateeiro cerca de la isla de Sálvora, hoy aparecieron distintas prendas de ropa y calzado en la costa ribeirense. Pero se descartó que perteneciesen a los dos marineros desaparecidos. La búsqueda sigue


Ribeira

La tercera jornada de búsqueda de los dos tripulantes del barco mejillonero de Boiro, el "Paquito Nº2", que siguen desaparecidos, está en marcha. Como sucedió ayer, nada más romper el día, comenzaron las batidas por mar, tierra y aire. Ayer, la esperanza se centraba en que los náufragos estuviesen dentro del barco, que fue localizado hundido a 40 metros de profundidad en una zona próxima al faro de Corrubedo. Pero tras la aparición, el miércoles por la tarde, de uno de los cadáveres varias millas al sur de ese lugar, y tras comprobar los buzos que en el la embarcación no había cuerpos, hubo que cambiar la hoja de ruta. De hecho, hoy, las embarcaciones y medios aéreos de Salvamento Marítimo, Guardia Civil y Xunta están peinando la zona comprendida entra la isla de Sálvora y Ons, es decir, se desplazaron hacia el sur, siguiendo la pista del único cuerpo que apareció por ahora. Mientras tanto, las batidas por tierra, que protagonizan desde primera hora los miembros de protección civil y grupos municipales de emergencias, se hacen a lo largo de toda la costa ribeirense e incluso en Porto do Son.

De momento, la única novedad que deparó el dispositivo a lo largo de la mañana fue el hallazgo de varias prendas de ropa y calzado. Fueron llevadas al faro de Corrubedo, donde esperan noticias los familiares de Antonio y Santiago, los dos tripulantes que continúan desaparecidos. Finalmente, y según aseguraron desde Protección Civil, se descartó que fueran de los náufragos.

Hoy, aunque numerosas personas voluntarias (sobre todo bateeiros y marineros) volvieron a acudir a la zona del faro de Corrubedo para participar en las batidas a pie, los vecinos se dividieron entre esta zona de la costa ribeirense y Boiro. No en vano, allí, en el tanatorio, se veló esta noche el cadáver del patrón del barco, Germán Fernández Triñanes, al que hoy se le dará sepultura en el cementerio municipal tras un funeral en la iglesia de Santa Baia.

En Boiro, a media mañana, tuvo lugar un pleno en el que se leyó una declaración en recuerdo de las víctimas del naufragio. Además, aunque se esperará a que aparezcan las otras dos víctimas para declarar el luto oficial, las banderas ondean a media asta y hay un crespón negro que simboliza la solidaridad con las familias. Numerosas personas abarrotaron el salón de plenos para presenciar este homenaje. El alcalde señaló que la intención del Ayuntamiento es, si las familias están de acuerdo, organizar un funeral conjunto por los tres tripulantes una vez se hayan recuperado los dos cuerpos que faltan.

Esa misma idea tiene el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, que hoy visitó el faro de Corrubedo para «acompañar a las familias en esta angustiosa espera». Al parecer, por la mañana, el arzobispo telefoneó al párroco de la parroquia de O Castro, de donde eran naturales los tres tripulantes, y le dijo que quería acudir a la comarca de Barbanza para dar apoyo a las familias. Así lo hizo poco tiempo después. En el faro, estuvo tanto con las hermanas de Antonio como con el hermano de Santiago. Tras hablar con ellos, señaló: «Ahora mismo solo se les puede acompañar en esta espera. Yo les dije que rezaré por los desaparecidos».

La búsqueda de los náufragos, como sucedió ayer, se prolongará mientras la luz del día lo permita. Voces autorizadas en la materia señalaron que las condiciones del mar son peores hoy que ayer para peinar la costa. Aún así, se está haciendo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos

Batidas por mar, tierra y aire tanto en la costa coruñesa como pontevedresa para buscar a Antonio y Santiago