Libros antiguos, piezas de orfebrería y paneles cuentan la historia de Santa Uxía

El arzobispo de Santiago, Julián Barrio, inauguró el museo con el que se conmemoran los 150 años de la iglesia parroquial


Ribeira / La Voz

«Que la parroquia sepa lo que tiene, porque todo esto es propiedad de todos ustedes». Así resumía el cura de Santa Uxía de Ribeira, Cesáreo Canabal, el principal objetivo del Museo Parroquial que ayer por la tarde se inauguró en la casa rectoral con la presencia del arzobispo de Santiago, Julián Barrio. Un conjunto de libros antiquísimos, paneles con reproducciones de documentos y fotografías, piezas singulares de orfebrería, ropajes e imágenes de santos cedidas por algún benefactor cuentan la historia de la parroquia.

Recorriendo las dos salas que forman este pequeño museo, los ribeirenses se darán de bruces con muchas curiosidades que posiblemente no conocerán. El párroco Antonio do Pazo fue quien promovió la construcción del templo actual; el documento más antiguo de los que se conservan en Santa Uxía es un libro de bautizados fechado en 1719; la foto más antigua que existe de Ribeira, y que se reproduce en la exposición, data de 1895; o la existencia de un cáliz donado en 1865 por la reina Isabel II son algunos de los apuntes de la historia de la parroquia que forman parte del museo.

José María Fernández Pazos, gran impulsor de la sala de exposiciones, enumeró las fechas y personajes más relevantes para Santa Uxía y reveló, por ejemplo, que el documento más antiguo en el que se cita a la parroquia ribeirense data del año 1200.

También un libro

Este y otros detalles aparecerán recogidos en un libro, que, junto con la sala inaugurada ayer, forma parte de los actos de conmemoración del 150 aniversario de la consagración del actual templo. En la publicación colaboran medio centenar de personas, así como feligreses que aportaron sus fotografías antiguas. La idea es que este volumen con la historia de la parroquia vea la luz a finales de año. En lo que respecta al museo, Fernández Pazos mostró su confianza e «ir aumentando sus fondos poco a poco».

Tras descubrir la correspondiente placa y dar por inaugurado el museo, el arzobispo de Santiago recorrió junto a las demás autoridades unas instalaciones que se quedaron pequeñas ante la cantidad de personas que acudieron a su puesta de largo. Las fuerzas vivas de la ciudad, con el alcalde y el senador Torres Colomer al frente, arroparon a Cesáreo Canabal en otra jornada histórica para Santa Uxía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Libros antiguos, piezas de orfebrería y paneles cuentan la historia de Santa Uxía