El cerco recibe otro golpe de suerte al pescar anchoa de nuevo

la voz

La semana pasada la alegría habitaba entre los armadores del cerco de la comarca -en Portosín hay más de una veintena de barcos de este arte y en Ribeira seis- ya que habían topado un banco enorme de anchoa, una especie que hacía tiempo que no pescaban en aguas gallegas y que aportó importantes ingresos a esta flota. Tras el fin de semana, los barcos no volvieron a encontrar bocarte. Se suponía que el banco había viajado hacia aguas portuguesas. Pero desde hace dos jornadas la anchoa volvió a dejarse querer.

En esta ocasión, hay otro banco junto a A Coruña. Los barcos llevan dos días pescando la especie y las cotizaciones, sobre todo las de la primera jornada, fueron buenas. Llegó a pagarse a 4 euros el kilogramo de bocarte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El cerco recibe otro golpe de suerte al pescar anchoa de nuevo