«Nunca sentimos tanto el afecto de nuestros vecinos coma ahora»

La máxima competición nacional de remo llega el domingo a Boiro y el técnico de los crucenses analiza el momento del club y la temporada

J.R.
RIBEIRA / LA VOZ

La tripulación de Gustavo Vázquez Torrado (Boiro, 1984) acaba de ganar el campeonato gallego de traineras. Su papel en la Liga ACT, la máxima categoría nacional de remo, está siendo más que bueno, aunque este barbanzano reconoce que aún queda la segunda parte del campeonato, que será muy dura. Por eso, Torrado tiene las ideas claras y sabe que el éxito solo se consigue con el trabajo diario. Quizás por eso, se entiende que casi toda la plantilla actual de Cabo da Cruz, y las que la precedieron, ha salido de su cantera.

-Cabo ha llegado al ecuador de la liga, ¿cómo valora el camino realizado en este regreso a la ACT?

-A día de hoy el balance es positivo, estamos sextos en la liga y ganamos el campeonato gallego por delante de tres grandes equipos. Estamos en un nivel por encima del que esperábamos y ahora lo que tenemos que hacer es intentar mantenerlo y pelear por mejorar esta posición.

-¿Se hace larga la temporada o se lleva bien?

-Competir en la ACT es muy exigente y eso ya lo sabíamos de antemano. La temporada está siendo bonita y la ilusión puede con todo. Ahora tuvimos un fin de semana de descanso que nos vino muy bien para oxigenarnos un poco y seguir preparándonos para lo que resta de liga.

-¿No se fue al campeonato de España para preparar la Bandeira Concello de Boiro?

-No precisamente. El motivo, además del coste que supone para el club, es deportivo. Son muchos viajes y es mucho a lo que renuncian los deportistas para poder competir cada fin de semana fuera de Galicia: familia, trabajo? Lo hablamos entre todos. Es cuestión de anteponer objetivos y ahora mismo estamos en una liga muy exigente, y aún queda el final, que será más duro y hay que llegar en el mejor estado de forma posible.

-¿Está siendo un buen año para la cantera?

-La cantera siempre estuvo presente. La última vez que Cabo estuvo en la ACT la base del equipo también era de la cantera y los resultados fueron muy buenos. En estos últimos años se trabajó de la misma forma, sin perder la cabeza, con paciencia y formando a los chavales. Fruto del trabajo del día a día de estos chicos el resultado llegó antes de lo esperado.

-Los mejores resultados de esta temporada se están dando los sábados, ¿por qué?

-Solo puedo decir que es coincidencia. Tuvimos dos malos resultados y por cuestiones del azar ocurrieron en domingo, paro nada más. Hubo domingos que se hicieron muy buenas regatas, como en Orio.

-¿Con qué se queda, ganar la ACT o la Bandera de la Concha?

-No cabe duda de que el sueño de cualquier remero o entrenador sería ganar la Bandera de la Concha, aunque parece que año a año la liga empieza a cobrar más importancia dentro de los clubes. Pero realmente un sueño cumplido sería ver a un Cabo peleando por ganarles a los grandes tanto en la liga ACT como en la Concha, ver una trainera femenina con las mismas metas y ver un Cabo B consolidado. Otro sueño es entrenar en unas instalaciones acorde con el trabajo que se realiza en el club.

-Este domingo se rema en aguas del puerto de Cabo de Cruz la Bandeira Concello de Boiro, ¿serán profetas en su tierra?

-Esta regata siempre se afronta de una manera especial, nos gustaría hacer un buen papel en casa y esperamos que así sea. Además queremos devolverle a la afición el apoyo que estamos recibiendo desde fuera, ya que nunca sentimos tanto el afecto de nuestros vecinos como ahora. Nunca antes tuvimos a gente esperándonos al llegar de un viaje, y mucho menos cuando partimos para cualquier lugar. Este año ya sucedió varias veces y eso los remeros lo agradecen mucho. Sentimos valorado nuestro esfuerzo y eso es de agradecer.

Gustavo Vázquez Torrado ENTRENADOR DEL C.?R. CABO DA CRUZ

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

«Nunca sentimos tanto el afecto de nuestros vecinos coma ahora»