Un noiés de altos vuelos

Tras superar una dura lesión, ha renovado una temporada más con el UCAM Murcia.


Muchos niños de la comarca de Barbanza disfrutan practicando con sus amigos el baloncesto y viendo por televisión los partidos de sus equipos y estrellas favoritas. Algunos de estos jóvenes deciden inscribirse en algún club para participar en competiciones y poder llegar a emular a sus ídolos. José Ángel Antelo Paredes nació en Noia en 1987 y, tras vivir la misma situación que estos pequeños, ha llegado a convertirse en su referente. Con sus 2,04 de altura es uno de los baluartes del juego del UCAM Murcia. Su posición es la de ala-pívot.

El noiés comenzó a jugar al baloncesto con 8 años, aunque también le gustaba practicar fútbol sala. Finalmente, y seguramente con acierto, decidió centrase en el primero de ellos. «Me di cuenta de que tenía mejores aptitudes para uno que para otro, y por eso tiré por ahí», explica José Ángel. También cuenta lo mucho que le gustaba ir a ver los partidos del Breogán.

Sus primeros pasos como jugador federado los dio en el C.?B. Noia, donde ya comenzó a despuntar debido a su gran talento. La selección gallega se fijó en él, y con ella realizó grandes actuaciones. Posteriormente fue llamado por las categorías inferiores del combinando nacional, que lo veía como una promesa del deporte español. En el conjunto de su ciudad natal permaneció hasta los 14 años.

Una llamada Real

«Sentí una ilusión inmensa, es el sueño de cualquier chaval», recuerda el destacado noiés sobre su fichaje por el Real Madrid de baloncesto. El pívot estuvo dos años jugando con el equipo cadete, hasta que durante la temporada 2003-04 logró su gran meta de debutar en la ACB. «Fue un sueño cumplido», afirma José Ángel Antelo. Este estreno se produjo en un partido en Valladolid, cuando solo tenía 16 años. Ese misma campaña intervino en su primer partido de competición continental.

Durante su etapa en el conjunto merengue consiguió dos campeonatos de cadetes. Además, fue subcampeón de la ULEB Cup con el primer equipo. En este período también logró la medalla de oro en el Eurobasket sub18 con la Selección Española.

Después de cuatro temporadas en el equipo blanco se marchó cedido al Cáceres de la categoría LEB. Al año siguiente fue el Zaragoza el club que se fijó en Antelo, y allí estuvo hasta el 2006. «Fue una de las etapas más felices que recuerdo», comenta el jugador noiés.

Éxito en Murcia

Después de varios ejercicios en los que fue miembro de varios equipos, tanto de LEB como de ACB, fichó por el UCAM Murcia en el 2012. En esta escuadra volvió a mostrar su mejor baloncesto. Se convirtió en una de las piezas claves del esquema del elenco murciano.

Durante su segunda temporada en el conjunto sufrió uno de los momentos más duros de su carrera deportiva. El pasado 1 de diciembre, cuando disputaba un partido de la Liga Endesa frente al Laboral Kutxa sufrió la lesión conocida como tríada, en la rodilla derecha. Se rompió el ligamento lateral interno, el cruzado anterior y el menisco interno. «Fue el peor y el más complicado momento de mi carrera deportiva», comenta José Ángel Antelo. Aún así, y a pesar de que la situación lo mantuvo alejado de las canchas durante 5 meses, afirma que siempre fue positivo. «Son momentos de la vida, lo importante era ir mejorando día a día», cuenta el pívot noiés.

En estos años en el equipo murciano se ha ganado el cariño del público. Tras sufrir la lesión, la afición acudió al pabellón con pancartas y caretas de apoyo a su estrella. Antelo califica este como «uno de los momentos más emotivos de mi carrera». A día de hoy es uno de los referentes del equipo, tanto dentro como fuera del campo, ganándose una ampliación de su contrato.

josé ángel antelo jugador de baloncesto

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Un noiés de altos vuelos