La fe en San Benito volvió a reunir a una multitud de devotos

borja oujo / A.?G. RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

monica ferreiros

Muchos fieles acuden a la romería para pedir la curación de verrugas o lunares

12 jul 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Como cada año, el 11 de julio volvió a alterar la tranquilidad que suele reinar en Seráns, la localidad sonense de San Pedro de Muro. Además, este año los vecinos contaron con la suerte de tener las condiciones meteorológicas de su parte. Esto ayudó a que los alrededores de la capilla de san Benito se llenasen una gran multitud de devotos, que se acercaron al lugar para homenajearlo.

La celebración comenzó con dos eucaristías que tuvieron lugar a primera hora de la mañana. El plato fuerte llegó al mediodía, cuando se ofició la misa cantada. La afluencia de gente fue tal que el recinto eclesiástico quedó pequeño, lo que hizo que muchos tuvieran que escuchar las palabras de los sacerdotes desde el exterior.

En el idílico monte sonense se instalaron hinchables, vendedores de globos, puestos de rosquillas y una barra. Mientras los más tradicionales escuchaban atentos la liturgia, otros preferían refrescarse o mantener agradables conversaciones con los vecinos. Esto hizo que la tradición religiosa se mezclara con el ambiente típico de las fiestas estivales.