El gobierno sonense recibió su primer revés tras quedar en minoría

Marta Gómez Regenjo
Marta Gómez NOIA / LA VOZ

BARBANZA

monica ferreiros

La oposición rechazó una modificación de crédito y logró aprobar dos mociones

11 jul 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Los cambios que ha experimentado la corporación sonense en las últimas semanas tuvieron un reflejo evidente en el pleno de ayer a mediodía. Será, por cierto, el último -hasta nuevo aviso- celebrado en ese horario, ya que la oposición aprovechó su recién estrenada mayoría para aprobar que las sesiones sean por las tardes. El paso de la expopular Asunción Torres al grupo no adscrito -que se evidenció antes incluso de comenzar el debate al sentarse junto a PSOE y BNG- dejó al gobierno local en minoría, lo que propició que recibiese su primer revés importante.

No fue el cambio del horario de los plenos la derrota que más dolió al ejecutivo que preside el popular Luis Oujo. Lo que de verdad trastocó los planes del ejecutivo fue no contar con el apoyo necesario para sacar adelante unas modificaciones y suplementos de crédito con los que, entre otras cuestiones, se pretendía hacer frente a obras en viales, a sufragar la parte que corresponde al Concello para llevar a cabo proyectos como el solicitado en el marco del GAC 4, a la amortización de deuda o a los contratos del programa de formación dual solicitado a la Xunta.

Cruce de reproches

Con estos argumentos, la edila de Facenda, María Maneiro, trató de convencer a la oposición de la importancia de aprobar la operación. Pero no logró su objetivo y, a cambio, recibió reproches, como los de la nacionalista Ánxela Franco, que recomendó al ejecutivo tomarse «máis en serio» las negociaciones ya que su grupo hizo una serie de propuestas que no se incluyeron en la operación de crédito. El PSOE invitó al gobierno local a reunirse de nuevo con la oposición para llegar a un acuerdo y Asunción Torres argumentó que no había tenido la oportunidad de hacer ninguna propuesta.