A golpe de sartenazo para pedir la jornada única en Porto do Son

RAQUEL IGLESIAS RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

MARCOS CREO

El Concello mediará para que se modifique el horario

03 abr 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Los tímpanos de los sonenses todavía hoy se resienten. La cacerolada reivindicativa que reunió a decenas de personas a las puertas de tres centros educativos ha conseguido su objetivo. Padres, abuelos y niños hicieron mucho ruido con los utensilios de cocina que se llevaron de sus casas, y es que no hay comedor en ninguno de los colegios del municipio. Precisamente este es uno de los motivos que han llevado a los vecinos a movilizarse para reivindicar la jornada única. Aseguran que solo así podrían lograr la ansiada conciliación familiar.

Fue en una asamblea celebrada el martes por la noche cuando se planearon estas y otras medidas de presión. A la reunión también acudió el alcalde, Luis Oujo, que además de máximo representante del gobierno local es padre y se siente afectado por el horario actual de los centros educativos. Asegura que mediará para que la Xunta modifique la jornada sin que para ello sea necesario aumentar el coste del servicio de transporte. Los progenitores temen que la Consellería de Educación les dé la espalda por tener que pagar algún vehículo a mayores de los que ya recorren el término sonense.

Concentración silenciosa

Los padres seguirán haciendo oír sus demandas, aunque esta vez sin ruido. Está previsto que mañana se celebre una concentración silenciosa frente a la casa consistorial de Porto do Son. Tampoco descartan protestar en San Caetano.