Ambar reformula la puesta en marcha de su piso de acogida al denegársele una ayuda

La escasez de recursos económicos fuerza a la entidad a buscar otras vías de ingresos


La denegación de una ayuda ha dinamitado el proyecto diseñado por la asociación Ambar para la puesta en marcha de su piso de acogida en Ribeira. La presidenta, Milagros Rey, afirmaba ayer que al no contar con el dinero previsto tendrán que reformular su propuesta inicial. Los técnicos de la asociación ya están trabajando en ello y Rey habla claro: «Acollerémonos á alternativa que nos resulte máis barata. Queríamos empezar ao grande, pero non vai ser posible».

El piso del que dispone Ambar se encuentra en la urbanización de la plaza 8 de Marzo de Ribeira y fue cedido por el Ayuntamiento. La intención de Ambar es que comience a ser utilizado el próximo año. Inicialmente se planteó que fuese ocupado por cuatro personas durante toda la semana. Acompañando a los inquilinos habría un par de profesionales que trabajarían a turnos.

Al verse privados de la subvención, y dada la escasez de recursos, la entidad Ambar piensa en darle uso solamente los fines de semana. Las limitaciones económicas son las que marcan el personal que puede contratarse para atender a los ocupantes.

A pesar de este revés, Ambar mantiene su propósito de poner en marcha un servicio que permitirá a los usuarios incrementar sus niveles de dependencia.

Donativos

Milagros Rey reconoce que las limitaciones impuestas por los recortes en las ayudas públicas obligan a la entidad a buscar otras vías de ingresos para poder continuar ofreciendo el servicio. En este sentido, y también con el propósito de llegar a una franja de población mayor, Ambar ha realizado su primer calendario solidario, con la orquesta Panorama como protagonista.

Milagros Rey indica que el dinero que se obtiene por estos cauces no contribuyen a eliminar las dificultades monetarias de la entidad, pero permite la realización de actividades extraordinarias, como el festival de fin de año efectuado ayer.

Asimismo, Rey comentó que reciben donativos económicos o de provisiones por parte de particulares y empresas, algo que también permite paliar la difícil situación por la que atraviesa el colectivo de atención a personas con diversidad funcional.

La vivienda cedida a Ambar, al igual que la que se entregó a la entidad Amicos, fue conseguida por el Concello mediante un acuerdo con la empresa que construyó los edificios. Inicialmente estaba previsto que el concello obtuviera varios bajos, resultado de las obras de construcción de la primera y segunda fase de los inmuebles. La crisis paralizó la continuidad del proyecto y el ejecutivo consiguió unas viviendas que decidió destinar a fines sociales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Ambar reformula la puesta en marcha de su piso de acogida al denegársele una ayuda