La Xunta detecta decenas de carballos enanos en O Pindo

Esta especie protegida corría peligro tras el incendio reciente


Carballo, cee / La Voz

El carballo enano (quercus lusitanica), especie protegida que tenía en O Pindo su único hábitat en todo el norte peninsular, sobrevivió a la furia de las llamas que arrasaron el viejo Olimpo celta. Fuentes de la Xunta informaron de que «ya están brotando» decenas de ejemplares, según han podido constatar agentes de campo del servicio de Conservación da Natureza que han tomado varias fotos de los retoños. El director del Centro de Investigación de Lourizán, José Antonio Vega, explicó que este fenómeno es posible porque el carballo enano tiene una gran capacidad de rebrotar desde la cepa. Durante la primavera acumula gran cantidad de hidratos y si es destruida la planta externa por el fuego, necesita sacar hojas en la superficie para mantener la vida a través de la fotosíntesis.

En la Xunta opinan, asimismo, que tanto la temperatura que ha hecho estos días como el régimen de lluvias suaves «han permitido que el suelo forme una costra en lugar de sufrir arrastres». De esta manera se han dado las condiciones idóneas para que salga a la superficie.

Mientras, en O Pindo continuarán durante varios días las labores de aplicación de paja sobre la zona quemada. «Hay que proteger el suelo porque es el bien más sensible», dice José Antonio Vega. El desarrollo de los trabajos dependerá de las condiciones meteorológicas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos

La Xunta detecta decenas de carballos enanos en O Pindo