Barbanza ya es la zona de Galicia más dañada por la ola de incendios

Javier Romero Doniz
Javier romero RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

Marcso Creo

Las llamas arrasaron alrededor de 3.600 hectáreas desde junio

15 sep 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Las números suelen revelar realidades que no siempre son agradables. Sucede todos los años a la hora de hacer un balance de la superficie calcinada por los incendios forestales, dando un resultado que sirve para dibujar una idea de la magnitud de la tragedia pero nunca para conocer su verdadero calado. Las estadísticas, ayer, revelaban ya que Barbanza está siendo el epicentro de la oleada de incendios que tienen a la población gallega estremecida. La suma de los principales frentes -hay otros muchos de pequeño tamaño que resulta imposible por ahora cuantificar- dan una cifra que supera las 3.600 hectáreas, que hoy es posible que siga aumentando mientras no se frene el incendio que arrasó el monte Pindo y ya entró en O Ézaro, en tierras de Dumbría.

Este gran frente, que ha conseguido despertar el interés de toda España, es el más grande hasta el momento de los registrados en Galicia este año. El que sembró el caos en Tállara y Macenda ocupa el segundo puesto en este dramático ránking. Porto do Son, que hasta hace unos días era uno de los pocos municipios que no había sido pasto de la llamas, vivió desde el jueves una pesadilla con dos incendios que calcinaron buena parte de los montes que están en su parte sur. Desde Noal (150) hasta Ribasieira (350) los dos incendios declarados devastaron 500 hectáreas, muchas de ellas reforestadas desde hace años.

El fuego que cercó el polígono de Xarás y obligó a cortar la autovía tardará tiempo en olvidarse. No solo por las 157 hectáreas devastadas, que también, sino por la alarma social que generó por el riesgo que corrieron muchas fábricas asentadas en el polígono ribeirense.