Las solicitudes de ayuda a Cáritas descendieron en Ribeira y Boiro

Muchos beneficiarios trabajan en verano en fiestas y mercadillos, por lo que obtienen ingresos que les permiten afrontar sus gastos básicos


Ribeira / la voz

Por primera vez en los últimos años, responsables de Cáritas en Ribeira y Boiro están detectando un descenso en las solicitudes de ayuda que reciben por parte de personas necesitadas. Tanto el ribeirense Manuel Mirás como la boirense Elena Castro indicaron que son menos las familias beneficiarias que acuden a buscar alimentos o a demandar ayuda para afrontar el pago de servicios básicos.

En el caso de Ribeira, Mirás precisa que, de las noventa familias atendidas semanalmente, se ha pasado a medio centenar. Se trata de una estimación porque los datos no se analizarán hasta final de mes. La reducción es inferior en Boiro, donde están acudiendo sobre una decena menos de usuarios.

Ambos responsables atribuyen esta circunstancia a la llegada del verano y a la proliferación de fiestas, ferias y mercadillos a los que acuden algunos de estos ciudadanos con sus atracciones o puestos ambulantes de venta. Elena Castro manifestó que algunas de las personas que reciben atención durante todo el año les cuentan luego en qué lugares han estado.

Se trata, según las explicaciones dadas por ambos, de una disminución temporal. El trabajo estival proporciona ingresos a estos ciudadanos, que ya no se ven en la tesitura de tener que acudir a estas organizaciones para satisfacer sus necesidades básicas.

Manuel Mirás manifiesta que, incluso, las demandas de ayuda de emergencia social, para casos que es necesario atender con urgencia, también han bajado.

En el caso de Ribeira, el banco de alimentos ha cambiado su horario y ahora se proporciona atención los lunes por la mañana, a partir de las diez.

Caso contrario en Noia

No sucede lo mismo en Cáritas de Noia. El responsable de esta entidad, José Rodríguez Hermo, explicó que el pasado miércoles acordaron la admisión de una nueva familia carente de recursos y que en las últimas semanas se acogió a otras dos.

Al mismo tiempo, indicó que aumentan las demandas de ayuda para el pago de servicios básicos, principalmente medicamentos, gas, electricidad y alquiler de pisos.

En el caso de Boiro, Elena Castro manifiesta que ahora sus esfuerzos se centran en los pequeños, a cuyos padres proporcionan ayudas para que vayan al dentista, para la adquisición de gafas y también de material escolar y libros para el inicio del curso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Las solicitudes de ayuda a Cáritas descendieron en Ribeira y Boiro