Las solicitudes de ayuda a Cáritas descendieron en Ribeira y Boiro

Ana Gerpe Varela
A. Gerpe RIBEIRA / LA VOZ

BARBANZA

DANI GESTOSO

Muchos beneficiarios trabajan en verano en fiestas y mercadillos, por lo que obtienen ingresos que les permiten afrontar sus gastos básicos

24 ago 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Por primera vez en los últimos años, responsables de Cáritas en Ribeira y Boiro están detectando un descenso en las solicitudes de ayuda que reciben por parte de personas necesitadas. Tanto el ribeirense Manuel Mirás como la boirense Elena Castro indicaron que son menos las familias beneficiarias que acuden a buscar alimentos o a demandar ayuda para afrontar el pago de servicios básicos.

En el caso de Ribeira, Mirás precisa que, de las noventa familias atendidas semanalmente, se ha pasado a medio centenar. Se trata de una estimación porque los datos no se analizarán hasta final de mes. La reducción es inferior en Boiro, donde están acudiendo sobre una decena menos de usuarios.

Ambos responsables atribuyen esta circunstancia a la llegada del verano y a la proliferación de fiestas, ferias y mercadillos a los que acuden algunos de estos ciudadanos con sus atracciones o puestos ambulantes de venta. Elena Castro manifestó que algunas de las personas que reciben atención durante todo el año les cuentan luego en qué lugares han estado.